Visto: 506
Comentarios: 0

Siete Muy Flaco al pie del Cañón

En los años finales de la década del 60 conocí a Manuel Forjan Mantilla (CO7MF), o mejor “Siete Muy Flaco”, como se hacía llamar, quien ya dejaba entrever su afición por la radio estudiando algunas lecciones de un añejo curso de la National School.

Este sencillo hombre de radio, ya jubilado, brinda su ayuda a quien la necesita con un desprendimiento total. Es difícil lograr que hable de sí mismo, pues siempre resalta la actividad de los demás colegas.

Ayer, en su cuarto de radio, comenzamos una conversación informal y logré que me contara parte de su historia.

“Bueno me decidí por la radio cuando salí del Servicio Militar Obligatorio, en el año 75, y comencé a recibir clases de telegrafía, que cuando eso era eliminatoria. En aquel tiempo existían solo dos categorías, la CO y la CM. En el 79 después de hacer las pruebas recibí mi primera licencia, o sea, que estuve un tiempo para lograrla por la cantidad de trámites que antes se hacían”.

 ¿Cuáles fueron tus primeros experimentos?

 “Cuando aquello se usaba esa piedra que hay en El Cobre, que nosotros le llamamos galena, con unos audífonos, un alambrito y esas cosas; una vez si tuve resultados pero las demás veces no me salió, porque ya le quería poner hasta variable para ver si podía sintonizar otras emisoras de radio, lógicamente entraba la de mayor potencia”.

En la Banda de 160 metros  realizaste varios experimentos.

“Eso fue después. Sí, construí un equipo gracias a  Istell (CM8IG) que me envío un plano. No es que aquí en Ciego de Ávila no hubieran planos, ni hubiera gente que tuviera plano de 160 m, simple y llanamente comentamos eso por radio y entonces él, muy gentilmente, me mando el plano y me mandó un 6H8, un bombillo, cuando eso era bombillo y comencé a armar el aparato hasta que lo terminé y salí en esa Banda por primera vez”.

¿A quién agradeces estar en la radioafición?

“Bueno mira, en aquel tiempo habían unas cuantas personas que llevaban algunos años en la radio y me dijeron vete a ver a Armando Marrero (CO7AM), o a Felipe Marrero (CO7FM), que eran el presidente y el vicepresidente del club en ese entonces, y los fui a ver  y le plantee que yo tenía interés por entrar en esto. Yo siempre quise estudiar la radiotelegrafía, siempre la quise estudiar, entonces bueno, vi la oportunidad allí y me metí, desde luego anterior a eso ya yo era como especie de un radioescucha. Cuando eso estaba empezando la Banda Lateral y había muchos, la mayoría, que salían en Amplitud Modulada, y se oía muy bien. La propagación estaba completamente abierta. Para mi, te digo algo, esa fue la época de oro de la radio, porque la propagación raramente se cerraba. Les agradezco a esas personas que fueron mis maestros, los que me enseñaron igual que enseñaron a otros amigos más, que luego se graduaron junto conmigo, o sea, aprobaron los exámenes”.

 Eres un excelente telegrafista. ¿Qué sentiste cuando  realizaste el primer QSO en telegrafía?

 “Bueno yo no diría tanto, yo no diría que soy bueno pero recibo y trasmito telegrafía, imagínate una cosa que estás empezando, una cosa que te gusta y haces contacto a larga distancia… En primer lugar no debes ponerte nervioso para trasmitir porque para eso hay un código que debes trasmitir y luego recibes lo mismo que tu pones, lógicamente exceptuando el nombre de la ciudad y el nombre de la persona y el reporte de señal. Cuando hice el primer contacto dije bueno ya… lógicamente habíamos practicado algo, Me dio tremenda alegría  porque era el primer contacto e iba a ser una larga lista de ellos en el transcurso de ese tiempo”.

 ¿A qué hora se levanta Manuel?

 “Yo siempre me he levantado temprano, antes de las cinco de la mañana, antes cuando tenía el equipo de radio me levantaba un poquito más temprano  para entonces irme a la parte baja de la Banda de 40 metros y ahí estaban saliendo estaciones de Japón, de Australia y hasta de Nueva Zelandia se escuchaban, a veces. Los japoneses son muy educados. Ellos hacían cola para hablar con los cubanos, como era infinita la cola se daba el nombre, reporte de señal y nombre de la ciudad y le ponía 73 y DX porque eso era despidiendo la Estación y había que abreviar el tiempo porque ya a las 6 y media la propagación se perdía”.

 ¿Cuál es la Banda que más has trabajado?

 “La Banda que más he trabajado, no solo yo, mucha gente, la mayoría, es la Banda de 40 metros. La Banda de 40 metros, que es donde la gente sale por primera vez”.

 ¿Cuál ha sido tu participación en la Red de Emergencia?

 “Bueno, imagínate, ahí si hay mucha tela por donde cortar, yo te voy a decir más o menos lo que yo hacía. Había una movilización y yo me iba, lo mismo para un ciclón, para intensas lluvias y los Bastiones. Me recuerdo en los años, no sé… 89, si creo que sí,  que estuvo alrededor de cuarenta y tantos días lloviendo y me movilizaron primero en el edificio que ocupa la dirección de ETECSA y después me tuve que trasladar a Gaspar, creo que fue uno o dos días y casi siempre estaba movilizado, y no soplaba un viento que los “7 Muy Flacos” estaba ahí al pie del cañón, como se dice a lo cubano, yo nunca decía que no. Había gente que tenían otros problemas, yo tenía problemas y sin embargo yo obviaba los problemas para ir, no sé si sería por el deseo que le tengo a la radio, lógicamente servirle a la comunidad, ¿entiende?, pero bueno era así siempre”.

 Compartiste el control de la Rueda de la Trocha Avileña durante un tiempo con Armando Marrero (CO7AM), en la Banda de 40 metros. ¿Qué significó esto para ti?

“Bueno, mira, yo te voy a decir la verdad, en realidad yo no iba a ser control pero surgió un problema, el colega Ramón Morales (CO7RM), ya fallecido, vivía en Jicotea y era uno de los controles y no podía salir allí porque causaba cierta interferencia a los vecinos  y entonces hablaron conmigo, para que yo saliera, yo era primera vez que iba a coger una Rueda y más en la Banda de 40 metros y mucha gente me conocía y empezamos allí, Armando habló conmigo y le dije bueno vamos a ver cómo sale esto, vamos a “meterle” a ver cómo sale, bueno… salió bien la primera vez, la segunda también y fui cogiendo experiencia entonces él la sacaba un domingo y yo el otro, eso era de 2 a 3 de la tarde, se reunían muchas Estaciones, buena propagación o bastante buena, entre regular y buena, porque ya se estaba entrando en un ciclo ahí, donde después de las 5 o las 6 de la tarde la propagación se cerraba. Estuvimos tiempo, no recuerdo los años, pero si estuvimos tiempo”.

“Ya después la propagación empezó a fallar, aunque nunca dejaron de reportarse Estaciones entonces lo que hicimos fue hablarle a la gente y decirle que íbamos a tomar unas vacaciones, porque tú no puedes terminar una Rueda bruscamente, donde se dan informaciones de DX, de Concurso, de Propagación, de Expediciones a las islas del Pacífico, se daban informaciones de Concursos Internacionales  y entonces a la gente le interesaba aquello. Para no quedar mal, porque el radioaficionado tiene que tener su ética y respeto hacia los demás, optamos por salir de vacaciones,  con el propósito de volver en un tiempo, a ver si la propagación se mejoraba. La Rueda no salió más hasta ahora, a principios de 2018, que aunque la propagación no está ni regular, se decidió retomarla y está en el aire los sábados alternos con Gerardo Martínez (CO7GD), como conductor”.

 ¿Qué mensaje tienes para las nuevas generaciones?

 “Bueno, a todos los radioaficionados que empiezan les digo que ante todo deben tener ética cuando estén por radio y respetar a las demás personas, a las demás Estaciones. Cuando entran a una frecuencia pedir permiso o preguntar si la frecuencia está ocupada, para usar esa misma frecuencia. Ya te digo, tienen que tener ética, y tener compostura al hablar, o sea, hablar despacio, pausadamente, no hablar rápido y conducirse en la mejor forma posible”.

 ¿Hasta cuándo estará Manuel en la radioafición?

 “Bueno mira, yo te diría una cosa… aunque yo no… el almanaque no pasa por gusto, no, y se tiene un poquito de experiencia, yo creo que yo nunca dejaría la radioafición, nunca la dejaría, es posible que me pase un tiempo sin trasmitir en HF, es posible que me pase un tiempo sin trasmitir en 2 metros… Mira, hace unos días estuve trepado en la torre poniendo las antenas un poquito más alto, tengo dos antenas allí y he tenido buenos resultados. A cada rato salimos ahí, por los 2 metros y conversamos con los muchachos… y en HF, bueno, cuando tengamos un buen equipo o podamos arreglar el que tenemos ahí, pues estamos en esas bandas”.

Con la ilusión del primer día Manuel Forjan (CO7MF), continúa en la radio, reafirmándose como uno de los pilares de esta actividad en Ciego de Ávila. Con motivo del Aniversario 50 de la Federación de Radioaficionados de Cuba (FRC), recibió el Sello conmemorativo por la efeméride.

 Héctor García León (CO7HH)

Coordinador Sistema Informativo FRC

Filial Ciego de Ávila

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.