Visto: 246
Comentarios: 3

En busca de las raíces de la radioafición guantanamera

En investigaciones realizadas se han encontrado nombres de radioaficionados que pasaron por la historia de la radioafición cubana y dejaron su impronta. Tal es el caso de los hermanos  Alfonso Evaristo y José Calderón Caignét, ambos de Caimanera, Guantánamo.

Alfonso Calderón, nacido el 26 de octubre de 1902, y fallecido el 14 de febrero de 1993, a los 91 años de edad.  Residió en la calle Alfredo Oslé no. 20,  de Caimanera, en Guantánamo, antigua  provincia de Oriente.

En una fecha aproximada a 1947 se inició en la radio como segundo operador de la Estación CM8JC, que operaba su hermano José Calderón Caignét, quien obtuvo su licencia en el año 1937. Más tarde, en 1952, Alfonso se inicia como operador de una Estación propia, CM8AA, según consta en su Libro de Registro.

Nos cuenta su hija Omara Calderón Bell, de 73 años de edad, quien vive en el antiguo caserón donde ha vivido toda su vida, que desde muy pequeña estuvo vinculada a las actividades radiales de su padre, así se verificó en las fotografías mostradas, y  conoció muy de cerca, con quiénes se relacionaba y lo visitaban.

Describió a su padre como un hombre alto, delgado, de apariencia y trato afables, que a pesar de la situación imperante en el país, en esa época, se hizo técnico de radio y televisión. Que se enamoró de la radioafición y por ello le dedicó muchas horas diarias, le apasionaba hacer amigos a través de este hobby, al que dedicó todo su amor, mientras tuvo esa posibilidad.

Cuenta que su padre se acercó a la radio por su amigo Evaristo, quien posteriormente radicó en los Estados Unidos, y también por un radioaficionado canadiense que mencionó mucho durante la entrevista, Víctor (VE3BS), que radicaba en la Base Naval de Guantánamo y que según ella, hablaba mal el idioma español y con el cual su padre estuvo muy vinculado.

Durante la entrevista recordó muchos nombres de guantanameros que ya habían sido documentados en otro trabajo nuestro publicado, y donde Luís Dionisio Fernández,  confirmaba la existencia de éstos.  Entre ellos, Julio Chan Batista, Fomental, Estrella, Arjona, Guibert, Pedro Abilio Blanco, Federico Piñeiro, el artista que era radioaficionado; Evaristo y Osvaldo Isaac de Caimanera. Estos últimos ayudaron a construir varias partes del equipo receptor; el Halicrafther, que era de fábrica, y dice haber sido donado por el canadiense o los norteamericanos de la Base Naval.

También recordó nombres como Massola, de La Habana; Betancourt, de Santiago de Cuba y otro de Cárdenas cuyo  indicativo era CO5RG.  

Durante la conversación con esta dama de memoria impresionante, usó mucho la palabra “cacharrear”, lo cual demuestra lo comprometida que se encontraba en sus actividades radiales, herencia que no ha podido olvidar, ni con el paso de los años.

Habla con mucho conocimiento de causa de las actividades de Alfonso. Poseía un comprobador de radio y un equipo receptor Halicrafther S38, con una antena Doublet; trabajaba  en la Banda de 40 metros y realizaba contactos con muchas Estaciones cubanas y extranjeras.

Era muy común para este radioaficionado, según estudio realizado en los documentos presentados, hablar con Estaciones de Haití, Jamaica, Venezuela, Costa Rica, Puerto Rico, Estados Unidos y varias de la Base Naval. Gustaba mucho de las Ruedas.

En este testimonio, no se puede dejar de mencionar al hermano de Alfonso, José, pues éste comenzó a interesarse por la radioafición en fecha tan temprana como 1931, lo que se pudo comprobar en exámenes que realizó el 2 de abril de ese año y en meses posteriores, en su Certificado de Capacidad y otros documentos. Su sobrina Omara no pudo aportar otros datos, pues no convivía con él, pero sí aportó estos documentos tan importantes y la fecha aproximada de inicio en 1937, cuando contaba con 30 años de edad, diez años antes que Alfonso, que se inició en1947.

Hay evidencias de exámenes realizados en los años 1930 y 31 por José, y en muchos otros de Alfonso, casi todos con resultados de sobresaliente, muestra de que en la época en que ellos salieron al éter era muy importante mantener una excelente preparación, para poder mantener un Certificado de Capacidad.

También aparecen muchas Tarjetas QSL recibidas por Alfonso, tanto con el indicativo CM8JC, como con su propio indicativo CM8AA, desde los distintos distritos del país, como de algunas Estaciones extranjeras. A finales de la década pasó a  Primera Clase.

Entre los documentos donados aparece uno que milagrosamente o por obra del cariño, el celo, el respeto y la admiración que tenían Omara y Rafaela hacia su padre y su tío, dos de los iniciadores de esta actividad en suelo de Caimanera, al que también se suman otros: Es el Libro de Registro que tuvo a partir del año 1952 Alfonso Calderón Caignét.

En dicho Libro se puede leer en su portada, la certificación emitida por José M. Baquero Prieto, Director de Radio del Ministerio de Comunicaciones, a nombre de Alfonso Calderón Caignet, propietario de la Estación de Radioaficionado CM8AA que se compone de sesenta folios, que se encuentran debidamente sellados por dicha Dirección, el cual será utilizado por el interesado en cumplimiento del Artículo 36 del Reglamento para el Servicio de Radioaficionados. Dado en La Habana a los 22 días de marzo de 1952.
 
En él aparece la cantidad de 2133 Estaciones registradas. Entre ellas las de CM8NP y CO8MT, ambas de Baracoa y que corresponden a Cubita y Martha Borges, en CW, de los cuales publicaremos algunos trabajos posteriormente.

La colección de Tarjetas QSL han aportado datos tan importantes como direcciones de domicilios, datos sobre los equipos de trasmisión y recepción, antenas, amplificadores de potencia, incluso imágenes de los radioaficionados, concursos, diseños u otros datos relacionados con la actividad de esas primeras décadas del siglo XX, en lo cual se continúa profundizando.

Los integrantes del Radio Club de Caimanera han realizado homenajes a la memoria de Alfonso y José, visitando la casa de sus hijas, donde comparten vivencias de su padre e intercambian experiencias sobre ambas generaciones.

Nuestros agradecimientos a Omara y Rafaela Calderón Bell, hijas de Alfonso; a los radioaficionados de Caimanera Antonio Téllez Básalo (CM8ABB), Alberto B. Pérez Pérez (CM8ABP), Pablo Aroche Pérez (CM8PAP), Roberto Argüelles Leyva (CL8RB) y a Marcos Rafael (CM8FM), por su imprescindible aporte a este trabajo.


Lic. Nora Rodríguez Rodríguez (CO8NRR)
Coordinadora Sistema Informativo FRC
Filial Guantánamo

Se han publicado 3 comentarios

  • (co6hz) Hugo Batista Vázquez

    Magnífico trabajo Nora, le agradezco poder intercambiar algunos mensajes entre nosotros para consultas, con el Libro de Guardia que aun se conserva de Alfonso, la existencia de algunos indicativos de esta zona central.
    Gracias y abrazos.
    CO6HZ, Hugo.

  • (co8cy) Oriol CO8CY

    Excelente trabajo Nora, felicitaciones y gracias.

  • (CL8RLA) Raul Lores Acosta

    Buen trabajo Norita hay cosas que debemos conocer para continuar defiendo lo que somos, gracias besos