Visto: 498
Comentarios: 0

CO2HQ: Un Caballero del aire

Reinaldo Abel Marrero Rodríguez (CO2HQ), fundador de la Federación de Radioaficionados de Cuba (FRC), nació en la Habana el 22 de enero de 1937, de niño fue para Camagüey donde creció y estudió luego retornó a la capital de todos los cubanos.

Este fundador del Grupo de DX de Cuba (GDXC) se ubica desde hace muchos años en el primer escaño del Cuadro de Honor del GDXC, llegó a la radioafición muy joven y ahora es uno de los protagonistas que puede contar historias. En esta conversación a distancia en la que nos auxiliamos de los medios técnicos,  habló de aspectos interesantes de su vida y de la rica trayectoria radial acumulada durante más de medio siglo, que con gusto la comparto con ustedes.

Para los que conocimos a Rey a través de las ondas hertzianas, siempre que lo escuchamos nos trae el agradable recuerdo de ser un colega culto y decente, de extraordinario apego a la ética radial, buen conversador, solidario con los demás, atento y cortés, sin dudas un excelente operador, cultivador de amistades dentro y fuera de nuestras fronteras, un caballero del aire.

Reinaldo Marrero realizó su vida estudiantil y parte de su trayectoria laboral en la capital agramontina, por la que nunca ha dejado de sentir un especial cariño. En ella concluyó sus estudios de bachillerato en la década de los años cincuenta y recuerda que sus primeras inquietudes revolucionarias las expresó en protestas estudiantiles y callejeras junto a otros jóvenes de esa época entre ellos Jesús Suárez Gayol.

No le interesó ninguna de las carreras universitarias por las que pudo haber optado. El sueño de su vida era la aviación y en Cuba en aquel momento, en plena dictadura de Batista, era solo una prerrogativa de quienes formaban parte del ejército que imperaba en nuestro país.

Estas circunstancias lo llevan a matricular y formarse en una escuela de la aeronáutica en los Estados Unidos, de la que egresa en 1957 y comienza a trabajar en ese país para una compañía hondureña de Transporte Aéreo, que pasaba en sus vuelos por la Habana.

Comienzan sus inquietudes por la radio

Cuando vivía y trabajaba en los Estados Unidos, conoció que algunos compañeros de su época de estudiante se habían unido al Frente Guerrillero y que operaban una estación de radio que se identificaba como 6BF o seis barbudos feroces y consiguió un receptor para escucharlos y reportar a sus familiares en Camagüey. Así comenzó su primera etapa como radioescucha, en la que supo que existían muchas estaciones de radioaficionados en varias bandas y frecuencias de las cuales nunca había conocido; pero le resultaron interesantes  los temas que trataban y la forma en que lo hacían.

En el año 1959 ya de regreso en Cuba, relata Reinaldo, tuve la oportunidad de conocer a Jorge González, el presidente de la Asociación de Radioaficionados de Camagüey (ARAC) e ingresé como miembro de la misma y me preparé para los futuros exámenes, donde alcancé la segunda categoría y obtuve la licencia con mi primer indicativo, CM7RM y así me incorporé a aquel colectivo, donde también estaban Joaquín Romero y su esposa Higinia Silverio, ambos muy buenos telegrafistas.

Hoy en los recuerdos de CO2HQ se mezclan muchos nombres de aquellos primeros años que marcaron su inicio como radioaficionado y entre ellos no deja de mencionar a Conrado González Fraile, Ramón Emilio Sola, Néstor Delgado, Pedro del Pozo, un excelente radiotelegrafista, Amable de la Torre y otros que fueron enseñándole poco a poco el uso y la operación de una Estación.

Me recuerdo, dijo, que mi primer contacto, fue con la Estación de Amable de la Torre (CO7AT), lo cual me dio mucha alegría al escuchar sus palabras de bienvenida  a la familia de la radio y por todos sus buenos deseos de que me convirtiese  en un verdadero radioaficionado.

Cada día fui ampliando a mayor distancia los comunicados y llegué a conocer en otras ciudades a magníficos colegas los cuales siempre me daban informaciones de la técnica radial a utilizar en distintas bandas lo cual trataba de llevar a la práctica auxiliado por los amigos más experimentados.

Mientras todo esto ocurría, recuerda nuestro invitado, fui promocionado como piloto, a trabajar en los primeros aviones AN-2 que el país había adquirido para el INRA en tareas  de la fumigación aérea a numerosas plantaciones esto me permitió conocer a muchos radioaficionados que vivían en la provincia y que a menudo teníamos contactos en las bandas de 40 y de 80 metros. De esta época mencionó a César Gutiérrez, Luis Neguillón, Enrique Ash y Pedro que todos los años venían desde Regla al Central Morón para la zafra.

Luego en la medida que mejoraba sus equipos y antenas fue conociendo a más colegas en todo el país y cada vez que viajaba a la Habana visitaba a muchos de ellos para conocerlos personalmente.  Relató Marrero, que tuvo la oportunidad de viajar muchas veces a la antigua provincia de Oriente, sobre todo a Bayamo y Holguín, en sus labores de fumigación, donde conoció a muchos colegas de ese distrito.

Algunos servicios prestados

Nunca podré olvidar, dijo, cuando el jefe de la Base aérea de Camagüey, fue a pedirme unos binoculares que yo tenía… algo importante sucedía, pensé, y le solicité al militar que me diera participación. Se trataba de la búsqueda del comandante Camilo Cienfuegos, que aún no había regresado a La Habana, y se organizaban acciones para tratar de encontrarlo, le pedí que me autorizara a salir también, con un pequeño avión y pasé casi dos días seguidos volando por toda la parte norte de la provincia.

Por interés de la defensa, precisó Reinaldo,  fui designado para hacer vuelos de exploración desde el aeropuerto de Ciego de Ávila a zonas de interés operativo y estuve muy ocupado en la vigilancia de las costas de Camagüey, cuando se esperaba el desembarco que se produjo después por Playa Girón.

Por más de dos años les presté colaboración a los combatientes internacionalistas cubanos que se encontraban en el continente africano y en función de esta tarea evacué tráficos y tramité asuntos de urgencia con mi Estación.

Como radioaficionado este veterano puede escribir un libro de anécdotas y relatos de interés, de hechos y situaciones que ha conocido en sus más de 50 años de vida radial y en muchos de estos, Reinaldo ha tenido un protagonismo esencial, él me contó que cuando el terremoto de México impidió las comunicaciones con Cubana de Aviación y conocer la suerte de un IL-62 y su tripulación, él pudo a través de la Red de Emergencia de la radioafición mexicana, conocer y trasladar a la dirección de aeronáutica la esperada noticia, que por cierto era buena, todos estaban bien.


Recordó  una actividad de los radioaficionados cuando escalaron por primera vez el Pico Turquino y por casualidad, precisó Marrero, tuve un viaje para Santiago de Cuba y cuando estuvimos cerca pude comunicar vía radio con el grupo y felicitarlos por la celebración de aquella actividad. Esta ha sido la actividad más interesante que he tenido como móvil aéreo.
 
Ya en La Habana comienza a prestar servicios en los vuelos comerciales de transporte de pasajeros y es destinado a volar en los IL-14  y como viajaba frecuentemente a Santiago de Cuba, allí se relacionó con muchos radioaficionados de Santiago, Manzanillo, Guantánamo y Moa y recordó que pudo hacer radio desde la casa de Manolito (CO8QS), donde conoció a Juan Dupuy, Rodrigo Alea, Romualdo Aguilera y muchos otros con los que confraternizaban como parte de la familia radial.

Comienza su actividad en el DX

Le pedí que primero me hablara de los orígenes del Grupo de DX de Cuba.

Mira,  en la época en que Eduardo Fernández fue presidente de la FRC, aún vivía mi gran amigo y compañero Oscar Morales Tour (CO2OM), que tenía una pasión infinita por trabajar Estaciones DX, con él aprendimos muchas cosas, le encantaba narrar historias y ayudar a todo aquel que sintiera interés por esa modalidad.

Así un día de esos nos reunimos con Eduardo y de esa reunión nació el Grupo DX de Cuba, del cual soy miembro fundador con el número ocho permanente  y actualmente solo quedamos vivos, Arnaldo Bandrich (CO2QQ) y yo, que mantengo en alto el primer lugar de entidades trabajadas solamente en la especialidad de SSB, aquí tengo el Diploma oficial otorgado por la ARRL # 2655, de fecha 12 de mayo de 1989, que creo es el único que existe en este país. Esto significó para mí trabajar la misma entidad en todas las bandas es decir, en 80, 40, 20,15 y 10 metros en SSB y en la actualidad he confirmado 320 de ellas.

Ahora me gustaría saber, ¿Cómo comenzó toda esta historia con el DX en aquellos primeros años?

Ya por esos tiempos me había dado a la tarea de conectarme con diversos países y eso lo discutía con Manolito, cuando yo regresaba a Santiago de Cuba pues a él también le interesaba hacer ese tipo de contactos.

Allí en su casa le expliqué que estaba escuchando un modo de trasmisión muy raro con el radio en posición de CW, pero solo eran voces de otras Estaciones hablando unas con otras. Luego supimos que se trataba del nacimiento de la Banda Lateral, algo que resultaba desconocido. Yo después pude conseguir un aparato que se acoplaba con el trasmisor y lo convertía del Modo de AM (Doble Banda Lateral) a SSB.

Ya con este sistema pude empezar a trabajar Estaciones en todo el mundo y a coleccionar las Tarjetas de QSL para la verificación de los contactos efectuados.
 
Esta forma de hacer contacto con diferentes países me obligaba, decía Reinaldo, a conocer muchas cosas o refrescarlas, para hacer que los comunicados fueran cortos, pero con los datos necesarios para confirmarlos, tuve que utilizar en muchos casos el envío directo de mis QSL y también hacerlo vía buró.
 
Les escribía por correo a los managers  para ponernos de acuerdo para el día y la hora del encuentro y en aquellos tiempos no había correo electrónico ni computadoras. También había que trabajar en las nets que permitían a uno llamar a la Estación deseada. En fin, saber utilizar el radio a las horas convenientes, para poder establecer contactos con un área determinada, África, Asia, Pacifico etc.

Todo esto lo he hecho solamente en el momento adecuado, sin pensar nunca que algún día llegaría a comunicar con casi todas las entidades del mundo, siempre he tenido por norma permitir que cualquier Estación que quiera comunicar conmigo pueda hacerlo y ayudar y enseñar a los más nuevos y a los no tan nuevos a mantener esa ética.

Por último Reinaldo, ¿Algo que hayas dejado para el final?  En mi familia  lamentó que ninguno siguiera mi tradición radial; pero este es un hobby que tiene que nacer, no puede imponerse sin embargo,  mis hijos han vencido una carrera universitaria y hoy son profesionales.

Este octogenario operador con quien sostuve una larga conversación no solo para actualizarme de algunos detalles de su trayectoria, sino para conocer su estado de salud, que por suerte es bueno, sin que falten los achaques propios de su edad. Actualmente solo está activo en la Banda de los 2 m. Su radio de HF está roto, un amigo trata de ayudarlo, pero sería buena, la acción solidaria de la organización, para quienes como él,  se enfrentan a situaciones similares y no privarlos de su presencia en nuestras Bandas, que tanto nos estimula y nos enseña.


Joel Carrazana Valdés (CO6JC)
Sistema Informativo de la FRC


No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.