Visto: 693
Comentarios: 6

Conversar con Pedro Fuentes (CO2HP) es un privilegio

Compartir con los lectores de FRCuba, la historia y valoraciones inéditas de este octogenario fundador de la FRC, que ha dedicado su vida a las comunicaciones y a la construcción de equipos es mi objetivo, los invito a que me sigan…
 
Temprano en la mañana nos recibió amablemente en su domicilio del municipio capitalino de 10 de Octubre uno de los Fundadores de la FRC, Pedro Fuentes Padrón, (CO2HP). Fui hasta allí acompañado de Iraldis Vidal Ávila, (CO2TZ), Presidente de la Filial habanera, y luego de las presentaciones “a lo criollo” nos encontramos frente a un hombre de carácter y verbo inquieto, alguien que dentro de muy pocos días (el próximo 18 de enero), cumplirá 87 años.
 
Abordamos a una persona de interminables diálogos que durante el transcurso de la entrevista, se producirían amontonados uno tras otro, casi que sin ningún orden, y que se traducen en una suerte de exposición de interesantes recuerdos muy bien guardados en su todavía muy sana memoria, todos acerca de su actividad como radioaficionado, como iniciador de las comunicaciones de la Cruz Roja cubana, cooperante internacionalista, constructor de aparatos de radio, de su cubanía propia.
 
(Periodista)- Cuénteme Pedro, ¿Cómo empezó la historia de su vida?
 
CO2HP- Bueno, vamos a rogar porque la memoria y mis años no me traicionen…Eso sí, no se me olvida que nací en el año 1935, que crecí como cualquier otro adolescente cubano en aquella época y que tan pronto tuve la edad para hacerlo, me incorporé a mi vida laboral como un trabajador privado, primero en un taller de enrollado y luego en un taller de radio y televisión.  
Después del triunfo de la revolución me incorporé a trabajar como jefe de las comunicaciones de la Cruz Roja a nivel nacional  y fue desde este puesto que me jubilé.
 
Desde esa ubicación en la Cruz Roja se hicieron importantes aportes a las comunicaciones, donde tuve como compañeros de un equipo de lujo, a personas que al igual que yo, fueron también radioaficionados; me refiero a Francisco González Abela, (CO2FG) y a Arnaldo Bándrich, (CO2QQ), este último era el diseñador de los impresos que se hacían para cada equipo que se fabricaba en ese lugar.
 
(P)- Sabemos que sus actividades también se expandieron a otras áreas, como la agricultura cañera, ¿cómo fue esa experiencia?
 
 CO2HP- En 1970,  aquel llamado ”año de los 10 millones”,  hicimos, “diez equipos de radio”  a válvulas, fue un número simbólico de aparatos, que fueron construidos para mantener las comunicaciones de los campamentos cañeros que tenía salud pública. Estos equipos se hicieron en solo 30 días; desafortunadamente por cuestiones inherentes a nuestra propia responsabilidad, no se tomó alguna medida para conservar la memoria histórica de esos equipos, por lo que lamentablemente no quedan rastros de ninguno de ellos.
 
(P)- ¿Podemos decir que en esa época “arrancó” más en serio el proyecto de diseño y construcción de nuevos aparatos de radio?
 
Yo diría que sí, pues al concluir la zafra del 70 empezamos a diseñar otros equipos, y ya para este nuevo lote con un poco más de desarrollo y de conocimientos. Se trataba de transceptores de banda lateral única, y tanto los filtros como otros elementos constructivos se hicieron en el taller que estaba en Heredia y Santa Catalina, aquí en La Habana, taller este que luego de mi jubilación lo cerraron, diría yo que hasta de manera apresurada. Se comenzó entonces con la construcción de 120 nuevos equipos de banda lateral todos destinados para su uso en la Cruz Roja cubana y en otras dependencias del Ministerio de Salud Pública.
 
De estos equipos tampoco se conservó ninguno, aunque alguna vez llegó uno a mis manos pero ya estaba totalmente inutilizado y desarmado. Sí supe que uno de esos equipos aún está en funcionamiento en manos de un radioaficionado de Santiago de Cuba, pues una vez hablando con él, me dijo que lo hacía con uno de esos aparatos que en aquel momento le pusimos el nombre de COR4 y COR5, que eran los indicativos usados por la Cruz Roja en esos momentos; la diferencia entre uno y otro modelo es que uno tenía cuatro bandas y el otro cinco, de ahí los números finales que tenía la denominación de cada modelo.
 
(P)- ¿Con qué materia prima o partes y piezas contaban para la construcción de todos esos aparatos)
 
CO2HP)- Todos esos equipos eran controlados a cristal, no había VFO; utilizaban dos válvulas del tipo 6146 y otra más pequeña  para el driver. Todo lo demás funcionaba a base del uso de transistores soviéticos del tipo MP41 y MP403, entre otros componentes, piezas estas que aunque muchos las criticaban, nosotros pudimos comprobar que eran excelentes, lo cual quedó demostrado en la práctica, con el uso de cada inventiva en la que se emplearon esos componentes de la antigua Unión Soviética.
 
Los cristales para los filtros de estos equipos los fabricaba el laboratorio de comunicaciones a solicitud nuestra; inicialmente no teníamos un instrumento para su diseño y ajuste más efectivo, por lo que teníamos que hacer dichos ajustes por el método de punto a punto hasta lograr la curva deseada en cada filtro. Más tarde apareció un equipo soviético muy bueno, llamado Gobulador, y con este aparato ya se podía obtener el ajuste bien acertado de la curva de respuesta de cada filtro, y otros detalles como por ejemplo, por dónde iba la portadora de los 20 decibeles.
 
Precisamente con ese Gobulador se hicieron los primeros cien filtros a cristal para la Federación de Radioaficionados de Cuba, en la frecuencia de 5.482 con cinco cristales en escalera, con una mejor respuesta en la curva de frecuencia que los cristales similares que aparecían en el Handbook de aquella época y que traían ocho cristales. Estos 100 filtros fueron destinados a la venta por parte de la Federación, para que sus miembros pudieran construir sus propios equipos.
 
(P)- Ya la FRC comenzaba entonces a recibir digamos, los primeros y principales aportes técnicos suyos y de su equipo de trabajo, ¿cómo se materializó ese aspecto?
 
(CO2HP)- Por esa época la FRC me dio todas las piezas para hacer un primer prototipo de un equipo que trabajaría desde 80 hasta 20 metros. Yo por mi parte trabajé siempre las bandas de 80, 40, 20 y 15 metros, y para esas bandas construía los radios, aunque mi banda de trabajo preferida es la de 40 metros y la que nunca me gustó trabajar fue la de 160 metros.  Ese radio al que me refiero fue un prototipo que después la Federación lo iba a producir, y cuyo primer ejemplar me fue otorgado para mi uso personal como radioaficionado.
 
Ya este era un transceptor que utilizaba dos válvulas 6146, con otra tecnología y dos filtros incorporados; aquel para mí fue un excelente equipo del que por razones muy particulares, me deshice de él en algún momento y que yo quisiera tener ahora mismo. Irónicamente yo que fui su constructor he tratado de comprarlo a su actual dueño…y este no ha cedido, ja ja... Pero tengo  la satisfacción que existe, funciona y está en muy buenas manos.
 
(P)- Volviendo al tema de sus actividades como diseñador y constructor de radios, ¿Por qué usted considera que fue decisivo el aporte de su equipo de trabajo en ese tiempo, qué relevancia tuvo?
    
 (CO2HP)- Claro que sí, considero que nuestro modesto aporte tuvo un impacto muy positivo pues con la construcción de aquellos nuevos equipos de radio se pudieron establecer las comunicaciones del Ministerio de Salud Pública con todo el país,  con las regiones, provincias,  hospitales rurales, sobre todo en 27 de estas instalaciones que construyó la Revolución en las montañas. Fue un suceso histórico del que se conoce poco, todo  lo cual vino a ser como un salto muy importante, dado las dificultades para las comunicaciones en aquella época, las limitaciones técnicas y las dificultades para la adquisición de equipos con este fin.
 
Te comento sobre algunos detalles de esta tarea: uno de los primeros hospitales donde se instalaron estos equipos de comunicaciones fue el de la zona de los “Llanos de Gran Tierra”, en Maisí. Este fue un lote de equipos de radio que se construyó para trabajar en tres bandas: los de 80 metros para  Pinar del Rio, 60 metros para las provincias centrales, y 40 metros para trabajar desde Ciego de Ávila hasta Baracoa, cubriendo toda la zona oriental.
 
Otra parte que considero importante fue nuestra participación en el montaje de una red nacional en la banda de 2 metros a través de repetidores, donde cada provincia contaba con al menos uno de ellos, todo lo cual posibilitó por ejemplo, que una ambulancia pudiera estar permanentemente comunicada desde su salida de Guantánamo hasta su llegada a La Habana.  
 
Acerca del impacto que tuvo toda esta actividad técnica en el área de las comunicaciones de la Salud Pública se conocen varias anécdotas, como la de un suceso real en que se puso a prueba la importancia del uso de esta red, y que ocurrió con una de las ambulancias que por aquella época transportaba un caso para el trasplante de un órgano vital, que se dirigía hacia Santiago de Cuba y donde el vehículo sufrió una avería. Se llamó desde esa ambulancia por radio y se le respondió desde un intrincado consultorio ubicado en la zona de “La Hembrita”, en Guantánamo. La llamada de auxilio recibida desde este lugar se repitió también por la radio hacia otros sitios del Oriente del país y en un tiempo muy breve desde Santiago de Cuba, enviaron otra ambulancia hacia el encuentro de la que se encontraba rota y se pudo cumplir con éxito tanto el traslado del caso como los objetivos previstos para ello.
 
Esta y otras tantas historias son un pequeño resumen del desarrollo de las radiocomunicaciones en un sector tan vital como el de la salud pública y donde participamos un reducido grupo de radioaficionados que llegamos a poner nuestro granito de arena en el diseño, desarrollo, construcción, instalación y puesta en marcha de los equipos, todos completamente de factura criolla.
 
Yo te puedo asegurar de manera responsable y sin exagerar nada que el empleo de aquellos medios incipientes de comunicaciones, significó un importante y decisivo aporte para que en las difíciles situaciones de aquella época, se pudiera salvar la vida de más de 10 mil cubanos, entre ellos más de 3 mil residentes en intrincadas zonas montañosas del país.
 
Estos sistemas masivos de las comunicaciones  desarrolladas por nosotros los fortalecimos aún más a partir de los años 73-74; y en el caso del uso de las frecuencias de HF en banda lateral, éstas funcionaron hasta los años 90 más o menos, época en que ya el país importó y desarrolló otros medios más modernos de comunicaciones como la telefonía. Pero cabe resaltar que nosotros llegamos a tener hasta 500 consultorios médicos comunicados por radio a lo largo del país, casi todos ellos se alimentaban con energía solar,  y la mayoría estaban en la región oriental de Cuba.
 
(P)- Su papel de cooperante internacionalista le llegó cuando ya tenía una avanzada edad, ¿dónde y cuáles fueron las actividades que desarrolló en esta misión?
 
CO2HP)- Bueno, realmente este fue un suceso que marcó mi vida, el de mi salida hacia Venezuela allá por el año 2005, ya con 70 años de edad; me dio la impresión de ser alguien a quien “envolvieron en papel celofán” para restar importancia a lo de mi edad. Me mandaron con la misión de trabajar en el montaje de un sistema de comunicaciones para las ambulancias; pero bueno, allí había, muchos más medios que en Cuba.
 
Estuve en Venezuela casi un año; allí visité varios lugares, entre ellos zonas del Amazonas, y del Táchira, entre otros sitios, todo ello explorando las condiciones técnicas y generales acerca de las posibilidades reales para instalar las comunicaciones en los CDI (Centros de Diagnósticos Integrales) de nuestros médicos en aquel país. Cuba había mandado hacia allá un grupo de ambulancias y sus tripulaciones y había que diseñar y planificar la instalación de una red de repetidores para este tipo de comunicación radial, entre estos medios y los sitios donde se desempeñaba el personal de la salud. Una cosa muy curiosa y estimulante para mi persona, fue que estando allí en aquella hermana nación,  recibí una propuesta de trabajo para laborar en la entonces flamante televisora Tele-Sur, cosa que al final no pude hacer,  pues mi madre enfermó y tuve que regresar para Cuba; a ello se sumó también mi edad y la proximidad de la fecha de mi retiro.
 
Lamentablemente en este desempeño internacionalista no pude concluir algunos proyectos de comunicaciones planificados en seis estados del Amazonas, fundamentalmente en el de Esmeralda, un lugar que demandaba de mucho esfuerzo y sacrificio para llegar hasta allá, pues para hacerlo había que navegar en una lancha durante 24 horas y bajo el riesgo constante de ser asaltados por los llamados “piratas colombianos”, una estructura ilegal con presencia en esas apartadas zonas de la geografía venezolana.
 
(P)- Su vida laboral y su desempeño fundamental en las comunicaciones junto a su actividad como radioaficionado, le ha permitido ser protagonista de muchas historias, ¿cómo interpreta esta realidad casi a las puertas de un siglo de existencia?
 
(CO2HP)- Tendría muchas más historias que contar acerca de nuestro papel  en el aseguramiento de las comunicaciones que ayudaron a salvar tantas vidas, así como en el ejercicio de mis actividades como radioaficionado. Yo en verdad me siento muy orgulloso de haber permanecido por tantos años de mi vida y hasta mi jubilación al frente de tan vital sector, ejerciendo esta profesión, también paralela a mi condición  de  radioaficionado. Me jubilé en el año 2010, con 15 años más de trabajo por encima de la fecha en que me correspondía el retiro y me pasé de esta fecha límite laboral porque siempre consideré mi trabajo como algo más allá de un sustento económico; para mí, más que otra cosa, mi trabajo era una necesidad espiritual, mi obligado y necesario aporte a mi Patria, a mi gente, a la radio… Mi trabajo lo era todo en mi vida.
    
Por cierto que mis comienzos en las actividades de la radio fueron en la época de la conocida “crisis de octubre”, donde se empezaron a recoger equipos de comunicaciones para destinarlos hacia los refugios y otras locaciones de la defensa, ya que se hacía inminente un posible ataque yanqui al país,  posibilidades que siempre se han estado presentes hasta el día de hoy. Pero bueno, todos los cubanos hemos aprendido que al final de cuentas siempre se ha demostrado que aquí nos han sobrado “cojo…s” para aguantar o repeler cualquiera de esos intentos y Playa Girón fue la mejor prueba de ello.
 
(P)- Usted menciona en todas las partes de su historia a la radioafición, ¿qué ha significado para CO2HP, ser miembro de la FRC?
 
(CO2HP)- Mucho, ha sido mucho lo que ha significado la radioafición para mí. Yo me hice radioaficionado luego de un breve tiempo posterior al triunfo de la Revolución, y llegué a ocupar el cargo de Vicepresidente de la primera directiva nacional que tuvo la organización, y me tocó viajar por todo el país constituyendo los entonces llamados Círculos de Radio Provinciales y varios de ellos a nivel municipal, por lo que hablando en lenguaje criollo, puedo decir que llevo una tonga de años en este maravilloso hobby, donde me acompaña el orgullo de haber contribuido a la formación de muchos radioaficionados.
 
Hoy puedo asegurar que el hecho de que todas mis actividades laborales las pudiera desarrollar siendo además un radioaficionado, contribuyó a fortalecer mucho más mi espíritu de radio-experimentador, de cómo decimos entre nosotros, “poder cacharrear” desde una posición mucho más ventajosa. Porque soy de los que dice que no se puede disfrutar a plenitud este hobby si no se experimenta el placer de innovar, construir un aparato de radio, practicar alguna actividad propia de la electrónica, etc.
 
A través de mi paso por la radioafición he tenido siempre el grato sabor de haber conocido y compartido con muchas personas que constituyeron referentes obligados para mi superación como radioaficionado, y que fueron personas de conductas ejemplares en nuestro pasatiempo y en la vida misma; muchos de ellos lamentablemente ya no están entre los vivos. Así pues por ejemplo, (con el claro temor del olvido involuntario de muchos) recuerdo con muchísimo cariño y respeto los nombres de Olimpio Falcón, Cirilo Padrón, Gloria Balari, Canino, Julio Pérez, Joel Carrazana, Luis Núñez, Cervera, Pedro Rodríguez, Arnaldo Bándrich, Tanquero, Cecilio Pino, Sándor Sanz, (a este último le regalé los primeros dos repetidores que tuvo Camagüey, eran equipos del tipo radioteléfonos a canales traídos por un canadiense y que logré modificar y adaptar aprovechando sus características de poder operarse en frecuencias dúplex.
 
Cada acontecimiento relacionado con la radio y que fuera vivido por mi me llena de mucha emoción. Así recuerdo por ejemplo la creación del primer Radio Club que se hizo en Cuba, después del de La Habana; éste se construyó en la calle Nodarse, en San Antonio de los Baños, actual provincia de Artemisa. En aquel lugar se formaron valiosos colegas muchos de los cuales hoy ya están fallecidos; todavía queda allá por la zona de Caimito uno de esos radioaficionados formados en aquel Radio Club, me refiero a Bernardo (CO3BN), quien ya está viejito pero sigue activo y que por aquella época, tendría unos 18 ó 20 años más o menos.
 
En concreto, me preguntaste acerca de lo que ha significado para mí la FRC y te resumo: significa haber pertenecido y contado con una organización para unir, agrupar y atender todas las cuestiones de los radioaficionados, organización esta que no ha podido hacer más de lo que ha hecho pero que  aún podrá hacer mucho más, con la ayuda de todos sus miembros y directivos. Las gentes responsables agradecen lo que ha logrado la organización: creo que la FRC  ha  aportado sentido de pertenencia y unidad desde su creación hace más de medio siglo, aunque algunos “desagradecidos” les ha servido su efímera permanencia en nuestras filas, para tratar de denigrar cobardemente al gremio o para criticar incluso a nuestra Revolución, papel en el que por supuesto han fracasado.
 
(P)- ¿Qué opinión le merecen los cambios de estos tiempos hacia el uso de modernas tecnologías y nuevos modos para hacer radio?
 
 CO2HP)- Bueno, yo por mi parte me mantengo activo en las bandas de HF, por supuesto, lamentando el deterioro creciente que han tenido los niveles de propagación habituales que hasta hace un tiempo atrás permitían contactar con relativa facilidad con cualquier estación del mundo. Yo en mi caso particular, no tengo en uso ni un solo equipo que no sea construido por mi; no poseo equipos de los llamados “de fábrica”; creo que es un asunto muy emocionante cuando logras armar un aparato salido de nuestro “cacharreo” y que puedas escuchar por esa vía a una estación de cualquier parte del planeta, así como que te puedan escuchar también.
 
Hoy día, ya te digo las condiciones para hacer radio, para estar integrado a nuestra organización, para tener o adquirir equipos han ido cambiando, al mismo tiempo que han ido cambiando también las diferentes tecnologías. Ya te  hablé de equipos construidos por nosotros mismos. Pero ya las técnicas para fabricar equipos han ido evolucionando. Ahora mismo está muy de moda el uso de las técnicas del SDR y el Arduino.
 
¿Quién podría imaginar hace algunos años atrás que con dos simpes “pastillitas” de circuito integrado, combinadas con muy pocos componentes electrónicos se podría facilitar la construcción de un aparato de radio que reciba y trasmita? Así pueden lograrse resultados de este tipo con la utilización del SDR, para mí la máxima expresión en este minuto para alcanzar estos objetivos.
 
Ahora está como decimos “en el bombo” la incursión masiva de muchos de nuestros colegas en los modos digitales, incluyendo los actuales FT8 y FT4, donde particularmente pienso que se trata de una solución muy buena y aceptable, precisamente en medio de las circunstancias tan desfavorables de los niveles actuales de propagación, en modos como estos, donde con muy baja potencia se pueden hacer DXs a distancias muy lejanas, vinculando los equipos de radio con las computadoras e interfaces diversas…pero…otra cosa es que para mí, esa forma de hacer radio no tiene sabor.
 
Llevando el ejemplo al lenguaje culinario, es como si sirviéramos un plato de yuca muy blanditas pero que no le hayas echado el clásico “mojito”…y entonces no sabe igual; eso es lo que veo en los modos digitales actuales, donde ese “sabor del mojito” sería la voz propia del radioaficionado que se produce solo en Fonía, y que en el caso de los modos digitales, no existe. Nada supera la emoción que se siente cuando ambas estaciones realizan sus QSO compartiendo sus propias voces, sus propios diálogos…Pero bueno, ya digo, es una alternativa válida para estos tiempos. De cualquier manera te aclaro que yo hice muchos modos digitales como el PSK-31, y en este modo, aunque no hablabas, sí te permitía “chatear” mediante el teclado de una manera amplia y libre, lo cual no es posible hacer con los actuales FT8 y FT4, pero te reitero, el sabor de verdad del “mojito” del radioaficionado, solo se consigue al apretar el PTT para dejar salir tu voz y luego escuchar la voz de quien te responde, aunque sea  filtrándola dentro de una telaraña de ruidos.
 
 (P)- ¿En cuales aspectos piensa usted que se debe trabajar para mejorar y fortalecer  el trabajo de la FRC y sus asociados?
 
(CO2HP)- Yo te voy a dar algunas opiniones muy personales al respecto, y  reitero, son solo mis opiniones. Creo que a la FRC le hace falta una secretaría  técnica muy fuerte, una secretaria o secretario técnico con una capacidad mixta que le permita trabajar, orientar y motivar sobre el uso y asimilación de las viejas y de las nuevas tecnologías, y de sus posibles combinaciones, que conozca del “cacharreo” clásico de los radioaficionados, que conozca sobre el uso, posibilidades técnicas y alcance de los repetidores y de todos los requerimientos técnicos para el desarrollo de las Redes de Emergencias, que sepa del alcance, trabajo y posibilidades reales de nuestra Red de Datos, que sea capaz de orientar y dirigir un encuentro técnico a cualquier nivel. Es que en nuestra organización se necesita la motivación y orientación técnica en los nuevos muchachos que se incorporen a la organización y para la evolución y desarrollo de los que ya están dentro.
 
Creo también que teniendo en cuenta el tradicional y muy bien ganado prestigio del que gozan los radioaficionados cubanos, dada su decisiva participación en innumerables eventos de la Defensa Civil y en muchísimos otros de diversa naturaleza, opino que ya es hora de que alguna persona facultada y entendida en la importancia que tienen nuestras actividades, le explique directamente a la máxima dirección del país acerca de la necesidad de ejecutar en el momento que las condiciones económicas lo permitan, alguna pequeña inversión encaminada a adquirir piezas y componentes que se reviertan en el mantenimiento de los equipos y medios usados en nuestro pasatiempo, los cuales ponemos siempre a disposición de la Defensa Civil y de la defensa de la Patria. Pienso que igualmente habría que explicar también sobre una mayor flexibilización en los reglamentos y en los mecanismos de aduana que posibiliten mayores y más expeditas posibilidades para la importación y la entrada de medios y accesorios propios para el uso de los radioaficionados cubanos.
 
(P)- Una última pregunta: ¿cómo cree usted que debe ser un radioaficionado cubano, que valores debe tener?
 
(CO2HP)- Sin dudas, un radioaficionado cubano tiene que ser, por encima de todas las cosas, un patriota, un hombre con mucha honestidad en todas sus acciones, una persona respetuosa y dispuesta siempre a compartir sus logros y sus penas con el resto de sus compañeros. Debe ser también lo más técnico posible para obtener mejores resultados.
 
Un Radioaficionado cubano debe ser portador de la caballerosidad y de la expresión de amistad y solidaridad que caracteriza al pueblo cubano, virtudes estas que se les reconoce a nuestros miembros desde cualquier parte del mundo. Creo que el examen de grado de un radioaficionado cubano está claramente reflejado en el contenido de los seis aspectos que nos distinguen en nuestro Código de Ética: un radioaficionado cubano debe ser PATRIOTA, COMBATIVO, HONESTO, LEAL, SOLIDARIO, RESPETUOSO Y CORTÉS…Nada más le hace falta.
 
(P)- Así nos despedimos de Pedro Fuentes Padrón (CO2HP), un hombre al que todavía le quedan un montón de historias por contar, una persona emblemática para la radioafición y para las comunicaciones cubanas; una especie de abuelo de la radio que aún sigue trasmitiéndole su saber a las nuevas generaciones.
 
 
Luis Enrique Estrada Hernández (CO2BK)
Coordinador Sistema Informativo FRC
Filial La Habana

Se han publicado 6 comentarios

  • (co2tz) IRALDIS VIDAL AVILA CM2TZ

    Un ejemplo de la radio, siempre dispuesto a colaborar con los que se lo solicitan, un honor verlo conocido y compartir ratos de Radioaficionados con CO2HP.

  • (co8rs) Rafael

    Este hombre, es toda una institución en la radioafición, no tengo el gusto de conocerlo personalmente, pero conozco un poco de su historia y este trabajo publicado bpues ahonda mucho en su vida radial y personal, cuando yo comenzaba en la radio en el año 87 llegó a mis manos unos planos de un equipo que el había diseñado, lo encontré un poco complicado para construir, pero me pareció muy interesante y empecé construyendo algunas partes y la fui probando independiente y me funcionaban bien, me emocioné y seguí construyendo los módulos, tenía problema con el filtro de bl, lo llamé y gentilmente accedió a construirme el filtro, construí totalmente el equipo trasistorizado y de 4 bandas 15, 20, 40 y 80, con ese equipo trabaje mis años más activo en la radio, hasta que compré uno de fábrica, pero conservo ese con mucho amor, siempres tengo en mi memoria a ese gran colega y persona que es Pedro Fuente, gracias por haber publicado este trabajo sobre el.
    Saludos, próspero año nuevo.

    • (CO2BK) Luis Enrique Estrada Hernández

      Ya conocía a Pedro Fuentes desde mucho antes de llegar a entrevistarlo y realizar la publicación de este trabajo, que a pesar de parecer largo en su estructura, pienso que resulta muy corto para tratar de reproducir tantas vivencias, aportes y experiencias que constituyen el legado histórico de este magnífico radioaficionado. Confieso que ha sido un honor para mi haberlo abordado en la tranquilidad de su domicilio, y haber conocido muy de primera mano al menos una parte de tan bonita historia.

  • (CO7HV) Humberto Gómez Valdés

    Mi más sincero respeto y admiración para este ejemplo de radioaficionado y ser humano, por su trayectoria al servicio de la FRC y a las comunicaciones de nuestro país donde quiera que hizo falta el concurso de sus conocimientos.
    Estoy usando un equipo de construcción casera que usa un filtro a cristal en escalera de 5481KHz de los que mencionó en el artículo.
    ¡¡¡Felicidades Pedro por el fin de año y un próspero año nuevo extensivo a todos los radioaficionados cubanos!!!

  • (co2atr) Armando Tama Rodríguez

    Pedro mis felicitaciones en este nuevo año, deseando que te encuentres bien y lo hagas extensivo al QTH familiar. Deseando que este año nos deparen cosas buena sobre todo mucha salud.
    Recuerdo cuando nos conocímos en la vía personal cuando trabajabas en la Cruz Roja en 1962, en ese tiempo mi indicativo era CM8AT y radicaba en Bayamo en la antigua a provincia de Oriente.
    Espero encontramos pronto. Se te quiere. Tu colega CO2ATR.

  • (cm2lqv) Leodanys Quintero Vazquez

    Muchas gracias a este maestro que tanto a enseñado de las técnicas de las comunicaciones, en lo particular tengo el privilegio de degustar un buen café y tener una larga charla sobre la técnica y el llamado cacharreo que en ocasiones han sido interminables, mucha salud y prosperidad para este 2022, 73s de su nieto la CO2LQV.