Visto: 685
Comentarios: 7

HONOR A QUIEN HONOR MERECE

Radioaficionados participan también en tareas de rescate y salvamento en el hotel Saratoga.
 
Los radioaficionados cubanos siempre se han distinguido por sus expresiones solidarias y sus manifestaciones de ayuda ante cualquier situación de desastre, acudiendo con prontitud donde quiera que se haya necesitado la presencia de una mano amiga o del despliegue de sus medios de comunicaciones, todo lo cual ha contribuido a la salvaguarda de miles de vidas humanas y de cuantiosos recursos materiales.
 
Así ocurrió con la presencia de un grupo de 30 de nuestros colegas que procedentes de las provincias de La Habana, Artemisa, Villa Clara y Pinar del Río, participaron en las acciones generales de Logística y en la de Rescate y Salvamento en el capitalino Hotel Saratoga, luego del lamentable accidente destruyera gran parte de la estructura de esta legendaria instalación turística, y afectara también a otras edificaciones cercanas.   
 
Nuestros colegas exhibieron la vasta experiencia acumulada a lo largo de nuestro país, donde han dado su apoyo en las movilizaciones de la Defensa, la Defensa Civil, ante la presencia de ciclones, eventos meteorológicos diversos, desastres naturales y en cuantas oportunidades se les haya convocado por las autoridades del país, integrándose a las formaciones de la Red de Emergencias en todos los municipios de la nación.
 
En esta ocasión, luego de los primeros momentos de conocerse la explosión ocurrida alrededor de las 10:45 de la mañana del pasado 6 de mayo, no fue necesario convocar a ninguno de los 30 miembros de la Federación de Radioaficionados de Cuba (FRC), que se incorporaron a las acciones de Rescate y Salvamento en ese fatídico hecho; un derroche de conciencia, altruismo y el deseo de brindar su ayuda solidaria los fue llevando a todos hasta permanecer durante casi una semana trabajando codo con codo junto al resto de los rescatistas profesionales y voluntarios que llenaron ese lugar.
 
Fue ésta, al decir de los colegas que allí concurrieron, la que todos han valorado como la más importante participación en un operativo de emergencia, donde integraron la crecida nómina de personas que ayudaron a las labores de Rescate y Salvamento y se mantuvieron a pie firme hasta la localización de la última de las víctimas en ese trágico suceso, en el que hasta ahora se ha reportado oficialmente la escalofriante cifra de 46 fallecidos y 99 heridos.
 
En el Hotel Saratoga se vio una integración única, una masa uniforme donde esta avanzada de radioaficionados llegados desde las cuatro provincias mencionadas, se fundieron en espíritu, cuerpo y alma junto con las fuerzas profesionales de los Bomberos, Rescate y Salvamento, Cruz Roja, Ministerio de Salud Pública, Ministerio del Interior, Fuerzas Armadas, Ministerio de la Construcción, voluntarios del pueblo de la capital y de otros territorios del país, con el objetivo primordial de ayudar a salvar vidas y contribuir en la búsqueda de las personas que se habían reportado como desaparecidas, muchas de las cuales hubo que sacarlas ya fallecidas debajo de los escombros.
 
Todos coinciden en que las acciones protagonizadas por esas fuerzas combinadas, mostraron un elemento distintivo que fue de vital importancia: la unidad, esa unidad a la que se viene llamando a nuestro pueblo desde los primeros momentos del triunfo de la Revolución, la misma unidad que el Presidente de la República reitera en sus llamados en estos difíciles tiempos por los que atraviesa la heroica Isla antillana.
 
Allí en medio de un colosal esfuerzo donde nadie dormía, donde solo fue posible el descanso de escasos minutos, a pie de obra y entre el rugido incesante de las maquinarias especializadas, todo fue compartido: se compartió cada momento de tristeza, cada lágrima con los familiares que se acercaban y preguntaban sobre la posible aparición de uno de los suyos o de algún amigo. Se compartieron también los abrazos solidarios, las palmadas en el hombro para no desmayar, los alimentos que solidariamente llegaban de la mano de organismos y de humildes ciudadanos que nos hacían llegar cuanta provisión pudieron acopiar.
 
Era muy difícil distinguir, más allá de los empolvados uniforme de los profesionales, quienes eran los radioaficionados, quienes los de la Cruz Roja o Bomberos o Rescatistas de oficio, quienes de otras formaciones; los rostros todos se enfocaban en un mismo objetivo, los escombros y las ruinas del derrumbe, tratando de que las miradas y el pensamiento mismo pudieran atravesar la nube de polvo originada por las maquinarias y las herramientas usadas por  los socorristas en cada removida de los escombros, acciones éstas rodeadas siempre por una altísima cuota de peligro debido a la situación en que quedaron las estructuras del Hotel Saratoga y del edificio contiguo donde ambos amenazaban con el colapso total.
 
En cada suceso de nuestras vidas siempre hay alguna persona que sin proponérselo, y que en virtud de sus cualidades y de empuje propio se convierte en un líder al que hay que acudir para al menos, que nos muestre las primeras rutas del camino; y en el caso de la representación de los radioaficionados que fueron pasando por el Saratoga, ese papel de líder le correspondió al capitalino Héctor Oscar Rivero Martínez (CM2SSS), del municipio San Miguel del Padrón. A ese colega le vimos imparable, infatigable, moviéndose de uno a otro lado, lo mismo en tareas de logística, en la remoción de escombros, en la extracción de los cuerpos de víctimas fatales o en la atención y guía de cada uno de los radioaficionados que llegaban a integrarse a las acciones de rescate y salvamento.  
 
Así de muy destacado fue también el papel jugado por otros radioaficionados como fueron los casos de Yunier Ramírez Elvírez (CL2YRR), incansable en su labor de rescatista de primera línea; Clemente Acosta Alomá (CL2CAA), quien desde su posición en la carpa de la Cruz Roja se acercaba constantemente a los radioaficionados, a los bomberos y al resto de sus compañeros, preocupado por si estaban bien atendidos, si necesitaban agua o alimentos.  Y en similar actitud nos encontramos a Ilson Infante Brito, (CL2LEM), igualmente incansable y desenvolviéndose en cualquier frente de las acciones en el Saratoga.

Allí estuvimos presente en cada recorrido de nuestro Presidente y de las demás autoridades del país, allí pudimos intercambiar directamente con el Primer Secretario del Partido en La Habana, compañero Luis Antonio Torres Iríbar, al que se le explicó de primera mano sobre la presencia y acciones desarrolladas por el grupo de radioaficionados que se encontraban repartidos en todas las áreas donde se acometían las tareas de rescate y salvamento.

No cabe duda alguna que después del accidente aéreo ocurrido en marzo del 2018, donde 112 personas perdieron sus vidas, los sucesos acaecidos en el Hotel Saratoga lo convierten en la mayor tragedia ocurrida en Cuba en los últimos años, evento en que por razones obvias del lugar donde aconteció, contó desde el primer momento y hasta que concluyeran las tareas de rescate el pasado jueves 12 de mayo, con la asistencia a las tareas de apoyo de una marea de pueblo entre la que se encontraban los radioaficionados.

Allí estuvo pues una representación de los amantes del mundo de la radio, antenas y cables; allí fueron a dar su aporte de manera totalmente autónoma, espontánea, voluntaria, sin pedir ni esperar nada a cambio, como siempre lo han hecho a lo largo de la historia; allí los vimos disfrazados de polvo y de residuos de escombros; sus cuerpos y vestimentas sucias por el bregar sin descanso día y noche, demostrando, mucho más allá de cualquier concepción política, que los radioaficionados cubanos somos parte de la unidad fundamental que viene heredada de las enseñanzas de nuestro Apóstol José Martí.
 
Fue por todos los hechos aquí narrados que consideramos oportuno esperar la conclusión de la totalidad de las acciones en el operativo de Rescate y Salvamento en el Hotel Saratoga, incluyendo la realización de la Vigilia realizada en la noche del viernes, para publicar en nuestro sitio WEB una reseña que resumiera el modesto pero muy destacado aporte de los Radioaficionados durante todas estas tristes pero inolvidables jornadas. Muy merecido fue el reconocimiento que se les hizo a este grupo de nuestros colegas en un evento radial interactivo realizado en la noche del sábado 14 de mayo, cuando el Boletín Semanal Informativo Encuentro Capitalino sirvió de tribuna para escuchar las anécdotas y consideraciones en la propia voz de varios de los protagonistas de las provincias de La Habana y Artemisa.
 
Como parte del Reconocimiento de nuestra Organización hacia esa aguerrida representación hacemos pública la lista de los participantes en este operativo.
 
Radioaficionados que participaron en las tareas de logística, rescate y salvamento en el Hotel Saratoga.

Filial de La Habana:
 
-Carla Álvarez Armas (CL2KAA), Habana Vieja
-Luis Alberto Alfonso Santana (CL2LAS), Habana Vieja
-Guillermo Amieva Fuentes (CL2GAF), Habana Vieja
-Boris Pérez Betancourt (CM2BPG), Habana del Este
-Eunider de la Rosa Ramírez (CO2TL), Habana del Este
-Mario Leider Garro (CO2MLD), Habana del Este
-Luis Enrique Estrada Hernández (CO2BK), Habana del Este
-Fráncel Briel Gil (CL2FBG), Habana del Este; Radio Club Esperanto
-Clemente Acosta Alomá (CL2CAA), 10 Octubre
-Ilson Joel Infante Brito (CL2LEM), Centro Habana
-Amaury Padrón Guerra (CL2PG), Centro Habana
-José Miguel Vento Rius (CM2JMV), Centro Habana
-Christian Valle Machado (CO2KR), Centro Habana
-Yunier Ramírez Elvírez (CL2YRR), Cerro
-Hugo Manuel Reyes Armas (CM2MRI), Cerro
-Adán Bode Sado (CL2ABS), San Miguel del Padrón                    
-Héctor Oscar Rivero Martínez (CM2SSS), San Miguel del Padrón    
-Eduardo Rafael Soto Ulloa (CL2ERS), San Miguel del Padrón    
-Rubén Miguel Carreras Tamayo (CO2RCT), Lisa    
-Reynaldo Bernót Aguilera (CO2BV), Boyeros
-Jorge Fidel Cubiles Gaunaurd (CL2CUB), Boyeros
-Gerardo Suárez Ávila (CL2GZK, Boyeros
-Osvaldo Lázaro Díaz Ramos (CO2LD), Plaza de la Revolución
 
Filial de Artemisa:
 
-María Regla Salazar Ledesma (CM3MRS), San Antonio de los Baños        
-José Manuel Durán Rodríguez (CM3JMD), San Antonio de los Baños
-Maikro Durán Salazar (CM3DSM), San Antonio de los Baños
-Diosvany Cifrán Valle (CL3DCV), Güira de Melena
-José Borges Rodríguez (CM3BJ), Güira de Melena
 
Filial de Villa Clara:

-Sandy Rodriguez Garit (CO6SDY), Caibarién
 
Filial de Pinar del Río:

-Noel Clemente Peraza (CO1ND), San Juan y Martínez  

A todos el reconocimiento de nuestra organización: HONOR A QUIEN HONOR MERECE
                
 
Luis Enrique Estrada Hernández (CO2BK)
Coordinador Sistema Informativo FRC
Filial La Habana

Se han publicado 7 comentarios

  • (CO2BK) Luis Enrique Estrada Hernández

    En verdad nunca en los años que llevo en la radio había visto tanta unidad, tanta solidaridad, esa inmensa ola de fusión entre los radioaficionados, los cuerpos de Rescate y Salvamento, Bomberos, Cruz Roja, Policía, representaciones de varios Ministerios, , religiosos, ateos...en fin, pueblo en general. Cada día el pueblo cubano no dej de asombrar al mundo con ejemplos de muestras de solidaridad y del espíritu y fortaleza necesarios para vencer y rebasar cada una de las pruebas que hemos tenido que pasar. Lo que yo observé y viví durante estas duras jornadas de permanencia conjunta con otros Radioaficionados y la marea de pueblo volcada en ese operativo de Rescate y Salvamento, nunca podré olvidarlo. Las acciones y actitudes individuales que aprecié entre los colegas de la FRC durante el curso del operativo, me hacen sentir muy orgulloso de ser un Radioaficionado Cubano.

  • (co2rp) Pedro Rodríguez Pérez

    Saludos aun sumido en el eterno pesar por la pérdida de tantas vídas en el lamentable accidente del hotel Saratoga. Conocí y así lo aprecio en la reseña que se publica en reconocimiento a los Radioaficionados que voluntariamente y unidos por la decisión de cooperar, estuvieron de frente a las acciones de rescate y salvamento, pero también bajo el peligo que entraña hurgar en una instalación destriuida en busca de cuerpos humanos vivos o lamentablemente fallecidos, el inmenso sentimiento solidario y humanista de los que pudieron llegar y sumarse a las labores que se desarrollaban.
    Son estos amantes de la Radiocomunicación un símbolo y un orgullo para el resto de la membresía de la FRC, por lo que en nombre de todos los que apreciamos y muy alto valoramos este desempeño desafiando el peligro, le hacemos llegar el más sincero reconocimiento, la eterna gratitud y el caluroso abrazo.

    GRACIAS POR TAN NOBLE DESEMPEÑO.

  • (co8phm) Pedro Manuel Hechavarría Matos

    Mi respeto para ese grupo de radioaficionados que se integraron al Equipo de Rescate y Salvamento brindando la ayuda solidaria que correspondía en ese momento .Viva la Radioaficion Cubana !

  • (cm6us) Juan Alberto Santana Alfonso

    honor para ellos

  • (cm2tl) Eunider De la Rosa Ramírez

    Allí estuve y aunque estas situaciones no son para nada alagueñas, volveria estar si fuera necesario, en esta noble tarea de salvar y rescatar vidas y allá siempre donde ocurra alguna catastrofe, donde la vida humana este en juego, aun cuando no tuviera la fuerza para estar de cuerpo presente.
    Mis mas sinceras condolencias a los familiiares y amigos de las 46 victimas de este fatal accidente, estaran Siempre con Nosotros, a los sobrevivientes Fuerza.
    Una grata felicitación a los miembros de la Cruz Roja Cubana, nuestros bomberos y a todos los radioaficionados que permanecieron allí en todo momento. 73 CO2TL

  • (cm3amw) Manuel Florencio Hernandez Formoso

    EXCELENTE. No podía ser de otra manera. Los cubanos somos solidarios y nosotros, los radioaficionados, desarrollamos un sentimiento extra a partir del conocimiento de nuestras funciones. Gracias compañeros.

    Manuel Florencio Hernandez Formoso.
    CM3AMW, Manuel, desde Tapaste

  • (co6wj) Jorge Sánchez Ruiz

    A pesar de los tiempos que corren, en los que la solidaridad y el amor no son muy comunes, los radioaficionados cubanos sí marcan la diferencia. Felicidades a los colegas que entregaron sus esfuerzos en aras de salvar vidas o de rescatar cuerpos de fallecidos o establecer comunicaciones. Siento sana envidia por no poder estar entre esos hermanos y gran orgullo porque estuvimos representados allí todos pues no realizan esas tareas a título personal sino a nombre de nuestra organización, siempre en alto.