Visto: 187
Comentarios: 1

Contra el olvido

A propósito del aniversario 54 de la Federación de Radioaficionados de Cuba (FRC) y el 31 de CO8RCT, primera Estación Colectiva en Las Tunas, creemos justo rendir homenaje a quienes en su momento, fueron piezas clave en la consecución de muchos de aquellos sueños fundacionales. Siempre estaremos en eterna deuda con quienes allanaron el camino a los que arribamos luego.

Gilberto Álvarez, ex-CO8GA, fue de aquel grupo de vanguardia que muchas veces, ayudados por el paso del tiempo olvidamos y finalmente, terminan ocultos definitivamente con la partida, de quienes los conocimos y agradecimos.

A Gilberto lo conocí desde niño, pues además de vivir en el mismo barrio y trabajar junto a mi padre, su hijo Julio y yo compartimos pupitre durante algunos años en la escuela primaria y luego coincidimos en el preuniversitario. Sin embargo, ya adulto, al hacerme radioaficionado, fue cuando tuve la posibilidad de fundar amistad con él.

De fácil y amena conversación, siempre era agradable escucharle narrar historias fuera o no protagonista de ellas, luego de que ya jubilado, frecuentara  las “tertulias” que comúnmente se organizaban en la sede social de nuestro Radio Club.
 
Perteneciente a la hornada de colegas que refundó la radioafición tunera en el año 1988 y a la que pertenecen la mayoría de los más veteranos en nuestra Filial, la labor de Gilberto fue determinante en los años fundacionales de lo que fuera nuestro Radio Club Provincial CO8RCT (Ahora Filial FRC, CO9KAA).

Sin dudas, por aquel entonces, su Estación fue de las mejores en la isla y llegó a convertir su casa en un “Radio Club de base”, al margen de que en su automóvil Moskvich, también tuviera una Estación Móvil para HF y VHF; de la que por cierto, guardo uno de mis recuerdos de novicio, cuando fui testigo de lo fácil que hablaba con Estaciones allende los mares, con solo una vertical y muy poca potencia.

En casa, utilizaba radios Kenwood TS-130s más un amplificador de la misma marca, modelo TL-922, antenas de alambre y una direccional de tres elementos, para la Banda de 15 m, si mal no recuerdo.

Además de él, su hijo Julio, ex-CM8JA y su yerno ex–CM8GF, integraban aquel Radio Club familiar que hasta llegó a “exportar” talentos, cuando Julito se fue a estudiar a la Universidad Central de Las Villas y con él, llevó su indicativo CM8JA/6, junto a uno de los Kenwood de la “Estación Filial”.

Desde su posición como director provincial de comunicaciones, nadie nunca podrá negar que sin su apoyo y pasión, muy poco se hubiera logrado en aquella época; cuando de radioafición nada se conocía por estos lares y a diferencia de lo que sucede ahora,  éramos  vistos  con profundo recelo y desconfianza. Entre otras cosas, si en la actualidad los tuneros podemos jactarnos de la sede social que poseemos, se lo debemos a la labor de Gilberto.

Algunos años luego de su jubilación, el siete de julio de 2000, falleció “el gordo”, como también lo llamábamos. Problemas cardiacos, sumados a la obesidad y al stress cotidiano detuvieron su corazón y silenciaron para siempre una Estación histórica por derecho propio.

Sirva pues, esta pequeña nota como “siempre incompleto”, pero sincero homenaje de recordación a alguien con quien la radioafición tunera estará en deuda, eternamente.

Raúl Verdecie (CO8ZZ)
Coordinador Sistema Informativo FRC
Filial Las Tunas

Se han publicado 1 comentario

  • (co6jp) Julio Agustín Pérez Martín

    Conocí a Gilberto y supe de su labor en las Tunas, pero creo justo destacar el trabajo de Emilio Batista que en los años 90 desarrollo una labor muy destacado al frente de la provincia, por lo menos en los controles y las finanzas se mantuvo por varios años en primer lugar y cuando el V Congreso obtuvo el segundo lugar nacional, por eso el auto que se gano las Tunas, así como al actual presidente que lleva años al frente de la Filial y le han tocado librar buenas batallas por el desarrollo de la FRC en el territorio