Visto: 405
Comentarios: 1

La pasión por la historia de la radioafición

…”Soy radioaficionado por la influencia de mi abuelo materno Giraldo Nicolás Ballesteros Tirse (CO5GB)”. Así me expresó el joven Ibrahím Nieves Ballesteros (CL5IN), integrante del Radio Club Municipal de Colón, perteneciente a la Filial de Matanzas.

Lo anterior me lo comentó el radioaficionado colombino, cuando nos conocimos durante una actividad conmemorativa por el centenario de Mario Muñoz Monroy (CO5MM), en julio de 2012. “Mario Muñoz y mi abuelo fueron muy buenos  amigos y coincidieron como amantes de la fotografía, ambos aparecen en el listado oficial del Radio Club de Cuba de 1951, como los únicos  radioaficionados del municipio matancero de Colón…”

En la página web de FRCuba aparece un trabajo sobre La Radioafición en Colón que expresa:

"Colón es un municipio matancero que no podrá dejar de mencionarse, cuando se escriba la historia de la radioafición cubana, fue cuna de Mario Muñoz Monroy, uno de sus mejores hijos, Médico de profesión y Radioaficionado ejemplar, cualidades éstas, consideradas por Fidel cuando le propuso integrarse al grupo de revolucionarios, que luego asaltaría la segunda fortaleza militar del país: El Cuartel Moncada, acción en la que pierde la vida”.

Hoy Ibrahim dispone de una amplia base documental, de su abuelo que requirió de muchas horas de afanosas búsquedas y de la ayuda de su mamá y es portador de muchos testimonios aun inéditos, de extraordinario valor familiar y sentimental, como lo expresó al inicio de nuestra conversación, constituyeron para él la influencia y el ejemplo a seguir los pasos de su abuelo y convertirse en radioaficionado.

Giraldo Nicolás Ballesteros Tirse (CO5GB), nació  el 5 de diciembre de 1922 y falleció el 12 de mayo de 2015. Ballesteros cumpliría este año su centenario, acontecimiento al que dedicamos este sencillo homenaje, en el marco de la jornada por el Día del Radioaficionado est 24 de febrero.

A continuación algunos pasajes de su vida extraídos de los apuntes que su nieto me facilitó y que yo hago publico el agradecimiento de FRCuba.

-Nació en Agramonte, un pueblito entre Perico y Jagüey Grande, donde se  mantiene su familia hasta 1948 en que se mudan para Colón, lugar donde vivió el resto de su vida.
-En Colón trabajó con su hermano y llegaron a formalizar un comercio llamado Radio Ball, en honor a su apellido, donde se comercializaban y arreglaban radios, así como se vendían artículos de quincalla.  Posteriormente entregó el taller al Estado  y Pasó a trabajar en Enseres Menores.
-Recibió diversos reconocimientos de los sindicatos y la CTC que confirman su condición de un trabajador destacado.
-El 17 de diciembre de 1950 contrae matrimonio con Adela Piedrafita Rubio en Agramonte y forman una familia integrada por tres hijos, siete nietos y  dos biznietas.
-Fue un activo colaborador y miembro de  la Cruz Roja.
-Como aficionado a la fotografía, estableció contactos con el doctor Mario Muñoz Monroy, futuro mártir del Moncada y Marceliano Muñoz Urra, dueño del estudio fotográfico más importante de Colón en la primera mitad del siglo XX.
-Fruto de esa amistad fue que el galeno visitaba la casa de Ballesteros en ocasiones para revelar fotos en un pequeño laboratorio que disponía.
-En el año 1949, Ballesteros y Mario Muñoz se presentaron juntos a exámenes de radio comunicación.
-En consideración a la puntuación obtenida en los ejercicios prácticos y técnicos realizados ante el Tribunal de Examen correspondiente, el día 21 de octubre de 1949 le fue otorgada la calificación de Aprobado a ambos.
-El 15 de noviembre de 1949 se le entregó el certificado a Mario y el 16 de diciembre del mismo año se le entregó a Ballesteros; ambos  Certificados  de Capacidad Clase B, que lo facultaban para operar estaciones de radio de igual clase.
-Ambos radioaficionados sacan sus plantas al aire al recibir sus certificados de capacidad; obteniendo Mario, la Clase “A” en noviembre del año 1950; razón por la cual solo aparecen solo ellos en el listado oficial del año 1951, por lo cual  en esos primeros años de la década del 50  eran los únicos radioaficionados del municipio.
-Por la colaboración de un amigo que le dio un plano, Ballesteros pudo confeccionar su planta de radio, que al ser más pequeña que la de Mario, éste último la utilizaba cuando tenía que viajar fuera de la localidad.
-Ballesteros, con sus conocimientos de electrónica, ayudó a Mario en la reparación de su equipo cuando resultó necesario.
-A los 31 años de edad Ballesteros optó por elevar sus conocimientos en dicha actividad, por lo que aprobó los exámenes y el 26 de julio de 1954, coincidiendo con el primer aniversario de la muerte de su amigo y colega de la radioafición, le fue entregado el Certificado de Capacidad Clase A.
-Ballesteros, el 27 de febrero de 1954, adquiere la planta transmisora que había utilizado el mártir en sus actividades radiales, en la comunicación con radioaficionados de unos 35 países de América, Europa y el sur de África.
-Según las tarjetas QSL recibidas que aún se conservan, consta que del 10 de enero de 1950 al  22 de enero de 1959, Ballesteros se comunicó con 87 colegas de 4 países, de los que le confirmaron, 82 estaciones cubanas y 5 extranjeras. Este equipo posteriormente pasa a la FRC y finalmente al Museo de la Revolución.

Como dato curioso, usted. puede apreciar que la fecha de su certificado es otorgado exactamente un año después de ser asesinado su amigo el Dr. Mario Muñoz Monroy.

La pasión de Ibrahím por la historia, va más allá del marco familiar. Hoy este entusiasta joven se empeña en obtener los elementos probatorios acerca de ¿Quién fue el primer radioaficionado que tuvo el municipio de Colón? En los años 30, y no digo más. Este será un próximo artículo que publicaremos en este sitio digital.

Joel Carrazana Valdés (CO6JC)
Sistema Informativo de la FRC
Fotos: Archivo de (CL5IN)

Se han publicado 1 comentario

  • (co2rp) Pedro Rodríguez Pérez

    Saludos a todos los lectores.
    Les sugiero no perder la oportunidad de leer este MUY INTERESANTE trabajo punlicado por el Sistema Informativo de la FRC. Es una contagiosa carga de sencibilidad humana y pasión por la historia de la Radioaficion en Cuba.
    Muchas gracias a su autor y colaboradores.