Visto: 263
Comentarios: 2

Reciente Estudio sobre Actividad Solar

Si el Sol se vuelve sin Manchas Solares en las próximas décadas, como algunos científicos están prediciendo que podría suceder, ¿qué significará para la Tierra?

Los científicos estudian el pasado, para predecir el futuro del tiempo espacial.

En 1645, el Sol se volvió casi sin Manchas Solares. Durante el período de 70 años que siguió, conocido como el mínimo de Maunder, estas aparecieron solo raras veces en la superficie del Sol.

Ahora, después de un pico en la actividad magnética, que impulsó la aparición de una multitud de Manchas Solares durante los años 50 y 60 del pasado Siglo 20, el Sol nuevamente parece dirigirse hacia un nuevo período de mínima actividad. El ciclo solar más activo fue el 19, cuyo máximo no ha sido igualado por ninguno de los ciclos siguientes.

Sin embargo, no siempre es malo cuando la historia se repite, significa que podemos estudiar el pasado para predecir el futuro. Y eso es lo que están haciendo científicos como Mathew Owens, de la Universidad de Reading, en Reino Unido.

Owens y sus colegas miran hacia atrás, al Mínimo Maunder, para anticipar la actividad solar y de auroras (o la falta de ellas) en nuestro futuro cercano.

El mínimo de Maunder fue nombrado después que los astrónomos solares Annie Russell Maunder y E. Walter Maunder descubrieran el período extendido de informes anormalmente bajos de las Manchas Solares.

Durante este tiempo, el Sol continuó su ciclo de actividad de once años, con su cuenta de manchas aumentando al máximo y cayendo al mínimo de nuevo. Aunque astrónomos tan prestigiosos como Giovanni Cassini, Johannes Hevelius y muchos otros, se mantuvieran observando regularmente el Sol, en el que sólo una docena de Manchas Solares se registraron a lo largo de un período de 70 años.

El llamado Mínimo de Maunder ocurrió entre 1645 y 1715, cuando eran escasas y los inviernos muy fríos. Las modulaciones del ciclo solar de once años también se ven claramente.

Y en los últimos años, se ha hecho evidente que la era moderna parece dirigirse hacia un mínimo también. El ciclo actual de actividad solar, conocido como ciclo 24, alcanzó su máximo en 2013/2014, pero el pico fue el más débil registrado en 100 años, según algunas fuentes y el más débil desde 1885, de acuerdo con otros científicos.

Y aunque las predicciones del ciclo solar son un tema arriesgado (por ejemplo, muchas predicciones para el ciclo 24 fueron erróneas), varios expertos anticipan que el ciclo 25 será aún más débil.

Si la tendencia continúa, podríamos encontrarnos con un Sol, en gran parte en blanco en los próximos años, o sea, otro mínimo de Maunder.

"Yo diría en este momento que un mínimo de Maunder los próximos 50 años es probable; más probable que no", dice Owens, aunque advierte contra lo riesgoso de la predicción de la actividad en un ciclo individual.

Todo lo que tenemos de los años Maunder, por otro lado, son datos que provienen de las observaciones ópticas de Manchas Solares, pequeños puntos oscuros en la superficie del Sol, que dan sólo una visión estrecha en el funcionamiento interno del Sol.

Los heliofísicos afirman que estudiar el pasado del Sol es necesario para intentar predecir el futuro.

Por eso Owens y sus colegas repitieron los últimos 30 años de actividad solar en un modelo computacional del campo magnético del Sol, utilizando datos modernos para guiar el modelo. Compararon la producción del modelo con el número de manchas, comparando el número de Manchas Solares con las propiedades del campo magnético del Sol, como la velocidad del viento solar que produce.

Con esto logrado, el equipo de Owens entonces tomó el modelo atrás a tiempo, retomando el mínimo de Maunder. Con sólo las escasas Manchas Solares como entrada, el modelo decía lo que el Sol y el viento solar habría parecido, básicamente logrando la reconstrucción del llamado tiempo espacial de hace 400 años.

Las, vitalmente importantes, interacciones Sol-Tierra.

La magnetosfera de la Tierra protege nuestro planeta del viento solar que fluye continuamente desde el astro rey. Durante los episodios de actividad solar intensa, el viento solar se fortalece y puede penetrar más rápidamente en la magnetosfera, provocando intensos episodios de auroras boreales.

Menos actividad magnética del Sol significará menos auroras, las también llamadas “Luces del Norte en la Tierra”.

"Se ha hecho mucho trabajo para tratar de comprender mínimos profundos para el Sol y otras estrellas", dice Tom Schad, un científico que no participó en el estudio afirmó que:
"La fuerza de este trabajo radica en la naturaleza avanzada de los propios modelos magneto-hidrodinámicos".

Entonces, ¿qué significa todo esto para nuestro futuro, si ese futuro realmente incluye un mínimo profundo? Menos Manchas Solares, un viento solar más débil y una actividad magnética reducida en general, todo esto apuntan hacia un futuro con una ionosfera muy debilitada, lo que afectará sensiblemente la radio-propagación en las llamadas Bandas decamétricas de Ondas Cortas, es decir, entre 3 y 30 MHz.

Arnaldo Coro Antich (CO2KK)
Colaborador Sistema Informativo FRC
Diseño gráfico: Oscar Hernández (CM7OHM)

Se han publicado 2 comentarios

  • (co8cy) Oriol CO8CY

    Gracias Coro por la información detallada de este tema que en definitiva es quien decide nuestra actividad. También significa todo eso que las mayores probabilidades serán en las llamadas bandas bajas por lo que tenemos que ir pensando en mejorar nuestras antenas para 80 y 40 metros.

  • (co4im) Jose G Tellez Hernandez

    Gracias Coro por esta colaboración que nos mantiene bien informados, Saludos coordiales.