Visto: 159
Comentarios: 0

Redes Sociales vs. Radioafición

“Para alguien ajeno a esta realidad, puede que la radioafición haya perdido todo su sentido en la era de las Redes Sociales. El exponencial desarrollo de tecnologías como las tabletas o, sobre todo, los teléfonos inteligentes — smartphones—, nos ha transformado en una sociedad híper-conectada”.

Así comienza un material publicado en Internet por un experimentado radioaficionado español, el que desde su punto de vista, nos ofrece una detallada explicación del “Porqué se equivocan los que piensan de esta manera” y estamos muy de acuerdo con él, en muchas cosas, que aunque vistas desde ángulos diferentes, no varían para nada, la realidad de este hecho. Veamos algunos aspectos comparativos entre las Redes Sociales y la tradicional Radioafición.

No es menos cierto que hoy usted se puede comunicar, en cuestión de segundos, con cualquier persona, por distante que se encuentre, incluso disfrutar de imágenes, de lo que en ese instante sucede al otro lado del globo terráqueo y escuchar su sonido y cualquier comentario que haga su interlocutor, desde este distante punto de la geografía mundial; pero conoce usted cuántos equipos, enlaces radioeléctricos y personal técnico interviene en esta comunicación; cuán dependiente es este contacto de cualquier avería técnica o de un fenómeno meteorológico o de cualquier otro tipo, que puede dejar sin conectividad a una determinada zona por espacio de varios días, hasta que técnica y materialmente se resuelva el problema ocasionado.

Pues esta es una de los más elementales causas o razones, por las que la radioafición no muere, ni morirá, al menos así lo avizoramos hasta hoy, los que con un poquito de conocimientos fundamentales sobre los modos de comunicación, estamos dentro de este gremio de colegas amantes a las comunicaciones por Radio. Y este es justamente el motivo por el que la Radioafición a nivel internacional, mantiene las llamadas comunicaciones de emergencia, que la Radioafición cubana llama “Red de Emergencia”.

Ya que luego de atravesar por una situación de desastre, ya sea natural o provocada por el hombre, hay zonas que quedan incomunicadas, producto del deterioro que sufren los sistemas instalados en estos lugares, para la mantención de las comunicaciones, y es en este momento cuando la radioafición cumple su cometido, con un pequeño equipo, operado incluso por baterías, en el caso que no exista energía eléctrica disponible, y con la colocación de una rudimentaria antena, puede emitir y recibir señales de otro colega, por distante que esté y de esta manera informar o recibir información, para ser rescatado o ayudado por los organismos especializados, para poder tener acceso al trasporte, la alimentación o la salud en sentido general.

Y no es que estemos en contra del desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación; al contrario, somos aliados y partícipes de estas novedosas técnicas, la que incluso tomamos y acoplamos a nuestros equipos de radio, para hacer mucho más rica y versátil la radioafición y contar con nuevos Modos de trasmisión; pero como bien reza un viejo proverbio: “Lo cortés no quita lo valiente”.

Además, estamos convencido de que la Internet, ni ninguna de sus herramientas puede competir con la “mágica sensación” de establecer un contacto distante a través de la Radio; pues en un mundo saturado de “correo electrónico”, “vídeo-conferencias” y la “mensajería instantánea”, existe un cierto halo de pureza en intercambiar un QSO por el convencional Modo de Telegrafía o Fonía, con un colega geográficamente alejado; pero hay muchos otros placeres que ofrece la radioafición, en dependencia de los gustos de cada cual.

Por ejemplo hay quien disfruta del tiempo dedicado a participar en un Concurso, ya sea Nacional o Internacional, otros se sienten complacidos cuando realizan Expediciones a Entidades remotas, llamadas IOTAS, existen los que gustan del llamado “cacharreo” y se dedican a construir y experimentar con equipos y antenas, y por último mencionaremos a los que sienten pasión por la informática y se volcán a trabajar los Modos Digitales.

En resumen, es este un hobby con muchas aristas, en el que cada cual toma la que le place, pero con un “denominador común”, las Ondas Hertzianas, que son las que en definitiva transportan la señal, cualquiera que esta sea, por lo que aún no vemos la muerte de la radioafición y somos del criterio que este pasatiempo, como algunos lo llaman, “llegó para quedarse”, por mucho que la tecnología avance.


Oscar Hernández Moliner (CM7OHM)
Coordinador Sistema Informativo FRC
Filial Camagüey

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.