Visto: 103
Comentarios: 0

Rueda Especial agramontina por el natalicio de Nicolás Guillén

La Rueda Matinal de la Alegría Camagüeyana se vistió de largo hoy, al convertirse en una Rueda Especial en homenaje al natalicio de nuestro Poeta Nacional, Nicolás Guillén.

Con 55 minutos de duración, hoy la Rueda Matinal de la Alegría Camagüeyana, conducida por nuestro presidente, el Lic. Sandor Sanz Fernández (CO7SF) tuvo un carácter especial, debido a la fecha de natalicio del camagüeyano Nicolás Guillén, 10 de julio de 1902, fecha en que nuestro Poeta Nacional hubiera cumplido 118 años, una edad difícil de alcanzar por los seres humanos; pero sencilla para recordar a una persona tan destacada en la poesía y en la prosa cubana.

A lo largo del espacio radial especial, de esta hermosa mañana de julio, fueron varios los colegas que intervinieron con temas alegóricos al extraordinario poeta camagüeyano, e incluso con anécdotas y vivencias de los menos jóvenes, que tuvimos la oportunidad de conocerlo y de compartir, por diferentes razones, con Nicolás, como sencillamente lo llamaban sus allegados.

Sandor (CO7SF) expuso una síntesis biográfica de nuestro Poeta Nacional, en la que destacó además de su relevante obra literaria, sus ideas políticas y su labor revolucionaria dentro del Partido Comunista de Cuba, como fundador de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la cual fue su primer presidente y del amor que profesaba por su natal Camagüey y de su añoranza por sus compañeros de estudios y de actividades sociales juveniles, en su época de adolescencia.

Hijo de padres mulatos, Nicolás Cristóbal Guillén Batista, llevó siempre el mestizaje “blanquinegro”  en sus venas, que fue la síntesis de su cubanía y que le proporcionó la materia prima de su canto. En su natal Camagüey cursa los estudios primarios y hace la secundaria en el Instituto de Bachillerato de esta ciudad; al mismo tiempo asiste a las lecciones de Preceptiva literaria en horario nocturno, impartidas por el profesor Tomás Vélez, en la calle de Lugareño, donde profundiza en el conocimiento de los autores del Siglo de Oro español y adquiere elementos de análisis y un sentido del ritmo y del rigor formal que nunca abandonó.

A los 16 años aprende el oficio de tipógrafo y consigue trabajo en el periódico “El Nacional”, ocupación que desempeña simultáneamente con sus estudios, en cuyas aulas empieza a escribir sus primeros versos y publica sus primeros poemas a la edad de 18 años en la revista local “Camagüey Gráfico”.

Después de mucho bregar en la literatura y la vida, en 1978 publica “Por el mar de las Antillas anda un barco de papel: poemas para niños mayores de edad”. Al llegar a su octogésimo aniversario recibe el doctorado honoris causa de la Universidad de Burdeos y la Orden José Martí, máximo reconocimiento honorífico de Cuba. La UNEAC publica en dos volúmenes la compilación de su Obra poética completa. En 1983 recibe el Premio Nacional de Literatura de Cuba y seis años más tarde, el 16 de julio 1989, muere después de una larga enfermedad.

Luego de varias intervenciones de colegas camagüeyanos, conocedores de la obra de Nicolás Guillén, se cierra la Rueda Matinal de la Alegría Camagüeyana, con un gran número de participantes y el enorme regocijo de haber cumplido con la tarea de homenajear a un camagüeyano, que además de merecerlo, es un icono de nuestra cultura, de nuestra provincia y de Cuba.

Oscar Hernández Moliner (CM7OHM)
Coordinador Sistema Informativo FRC
Filial Camagüey.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.