Visto: 339
Comentarios: 4

Dos relatos para una historia

FRCuba les propone una historia poco común contada por CO6SE y CO8ZZ, dos estimados colegas bien conocidos por nuestros lectores.

Soy radioaficionado desde 1994, mi nombre es Manuel Romero Suárez y mi indicativo CO6SE. A continuación les traigo una historia curiosa y feliz.

Como casi siempre ocurrió en Cuba; en  1954 mi padre y su familia llegan a la ciudad de Sancti Spiritus procedentes de Santa Lucia (hoy Rafael Freire, provincia de Holguín), buscando trabajo y mejoras económicas. Mi papá me explicó que en ese andar de pueblo en pueblo habían estado en 1951 en Victoria de Las Tunas, donde mi abuela Clarisa Emperador Verdecie tenía familia. Como soy radioaficionado, mi padre me dijo que allí en esa ciudad, uno de esos familiares suyos, al igual que yo, había estudiado electrónica,  que fabricaba y reparaba equipos de radio. Su nombre Raúl Verdecie.

Su relato me pareció interesante, sobre todo porque había leído en FRCuba sobre un radioaficionado con ese mismo nombre y apellido, de la zona 8, que era un diexista en CW y miembro del Grupo de Dx de Cuba (GDXC), desde octubre de 1997 con el número de registro 149. Además apareció en 2012 en el Cuadro de Honor del GDXC con 251 países trabajados.

Mi padre que ya era octogenario me escribió en una hoja de papel los nombres de aquellos familiares que aún recordaba con cariño. Esto ocurríó en 2017 ó 2018. El escrito de su puño y letra se los muestro a continuación.

Pasa el tiempo y yo, sin equipo de HF por ese entonces, no podía contactar por radio con Raúl (CO8ZZ). Busqué alternativas y utilicé la vía del correo electrónico. Al fin el 9 de mayo del 2020 le escribo a Raúl y le adjunto la foto que mostré anteriormente. Desdichadamente mi progenitor había fallecido y no pudo ser testigo de lo que sus notas propiciaron.

Raulito recibe mi email y me contesta inmediatamente. Evidentemente sorprendido, me dice que esas personas eran su familia. Creo que la emoción fue muy fuerte de ambas partes. Además de radioaficionados, ambos publicamos boletines digitales de la radioafición en nuestras respectivas provincias y por pura coincidencia también trabajamos en el ICRT.Su respuesta fue tajante, me dijo en conversación telefónica:

- “Manolín, tu y yo somos primos…”.

Comenzamos un intenso intercambio de mensajes, fotos familiares, anécdotas, etc. Abreviaré este relato confesándoles, que con muchísima alegría descubrimos que realmente éramos primos, un poco lejanos, pero parientes al fin. Lo mejor de todo esto es que gracias a este pasatiempo común, hemos vuelto a descubrirnos como familia. No pasa una semana sin que nos comuniquemos, nos llamamos uno a otro como “primos” y aunque él en estos momentos cumple misión internacionalista en Venezuela, no ha decaído ni un ápice nuestro intercambio de mensajes cordiales.

A continuación el relato de Raúl Verdecie Fernández (CO8ZZ)

¿Qué otra actividad humana facilita el cultivo de la amistad más que la radioafición? En lo particular, no se me ocurre otra; sin embargo, lo que nunca imaginé fue que gracias a ella conocería una rama de mi familia paterna, diluida en varias generaciones y a cientos de kilómetros de donde supuestamente se fundó.

Todo comenzó cuando recibí un e-mail de Manolín (CO6SE), con un manuscrito adjunto donde se relacionaban los nombres de mis abuelos paternos y su descendencia, incluyendo el nombre de mi padre. Luego de mi sorpresa y el lógico intercambio, resultó que el manuscrito había sido escrito por el padre de Manolín, quien al conocer de alguna manera mi nombre y apellidos, lo relacionó con mi padre y su profesión como técnico en electrónica, de manera que creyó que podría existir un vínculo familiar.

Por razones del destino, el papel solo llegó a mí, dos años después de la muerte de Manuel Romero Emperador, que era el nombre del progenitor de CO6SE, quien resultó ser nieto de una hermana de mi abuelo paterno cuya familia, a principios de la década de 1950 abandonó el central Santa Lucía (actual Rafael Freire) hacia la por entonces Victoria de Las Tunas, en busca de trabajo. Allí recibieron el apoyo de mis abuelos y de sus cinco hijos por espacio de un año, hasta que finalmente encaminaron sus pasos hacia la región central de la isla, donde encontraron un definitivo hogar. De esa etapa en la actual ciudad de Las Tunas fue que Manuel recordó a su familia tunera y el apellido Verdecie, el que después de todo también formaba parte de su historia.

Sin dudas, protagonizamos una situación que no creo que suceda muy a menudo; luego de varias generaciones y gracias a nuestra condición de radioaficionados se reencontraron dos ramas de una misma familia. Como nota curiosa que valida el poder de la genética, el parecido de Manolín con al menos uno de mis tíos, un primo e, incluso, con mi padre es asombrosa. Igualmente, otros rasgos fisonómicos también me parecen comunes con varios miembros de mi familia. Por lo pronto, Manolín (CO6SE) y Raúl (CO8ZZ) mantenemos una bonita y casi diaria comunicación entre primos, y ya estamos planificando un encuentro cuando la situación epidemiológica lo permita.

Luego de esta bonita experiencia se me ocurre que debo reformular la pregunta inicial: ¿qué otra actividad humana facilita el cultivo de la amistad y la familiaridad más que la radioafición? Al menos a mí no se me ocurre otra, ¿verdad?

Ahora solo nos queda esperar la oportunidad de visitarnos para conocernos personalmente y darnos ese feliz y alegre abrazo cubano que nos distingue como nacionalidad antillana.

Todo esto se lo debemos a la memoria de mi papá Manuel Romero Emperador y a nuestro pasatiempo común. i Que viva y perdure la radioafición…!

Manuel Romero Suárez (CO6SE)
Colaborador Sistema Informativo FRC

Se han publicado 4 comentarios

  • (co8zz) Raul Verdecie

    Bonita historia sin dudas... y casi increíble!!!

  • (co8hn) Frank Torres García

    ¡Qué lindo compadre! historias como estas parecen ser sacadas de un guión de cine y sin embargo es tan real. Felicitaciones a los dos por ser miembros de la misma familia, por sangre y por hobby. De Raúl sí tengo la dicha de haber sido uno de mis primeros amigos en la CW y por largo tiempo. Lamentablemente mi equipo de HF ha quedado QRT y en estos tiempos es medio complicado viajar por no decir imposible. Ya nos volveremos a encontrar ... un sincero abrazo a los dos y cuídense mucho.

  • (co6xe) Emilio Martinez Fernandez

    Muy interesante, estos hechos no pasan a diario, felicidades a ambos, la familia ha crecido para bien.

  • (co6mab) Osmel Abreu Vidaurreta

    bonita historia y conociendo a los protagonistas muy contento por eso reencuentro familiar. Tengo la dicha de concerlos a los dos en persona. Con Raulito mantenemos contacto via radio y con Manolin siempre que se puede nos pegamos la gorra mutuammente pues mas que amigos somos hermanos y mucho de lo que soy hoy en la radio se los agradesco a ambos pues siempre han estuvieron en mis inicios pendientes de mis qso para corregirme los errores. Felicidades pr ese rencuentro hermanos