Visto: 360
Comentarios: 5

Ser radioaficionada salvó su vida

La emocionante historia de “Pichona”, una mujer de campo en Argentina, a quien ser radioaficionada le salvó la vida. Un artículo que FRCuba comparte con sus lectores.

Sus generadores en la estancia "La Cuca" quedaron fuera de servicio. Sola con su esposo -ambos de más de 80 años-, necesitaban ayuda. Nunca pensó que iban a ser auxiliados tan rápidamente. La importancia de la radioafición y el trabajo de la Policía fueron determinantes: Un artículo publicado en exclusiva por La Opinión Austral, el pasado 27 de junio, así lo demuestra.

Sábado 20 de junio, 17:00 horas. Como todos los días, “Pichona” Basterra se sentó frente a su radio, como lo hace religiosamente hace años. Así, desde la soledad de la estepa, se contacta con el mundo.

La comunicación de ese día no sería una más. Hablando con los demás radioaficionados de Santa Cruz (provincia argentina cercana a la Patagonia) les hizo saber que necesitaba ayuda.

En su estancia “La Cuca”, en la que vive junto a su esposo Aurelio Basterra, empezaron a pasarla mal. A 115 kilómetros de la ciudad más cercana (Gobernador Gregores), se quedaron sin grupo electrógeno, algo vital para alguien que vive en el campo.

Su única salvación, pedir ayuda por la radio, que usa hace décadas.

Solos, la mujer (82) y el hombre (86 años), comenzaban a quedarse sin energía para abastecerse, en plena pandemia y con temperaturas que oscilan los -5 y -12 grados centígrados en invierno.“Pichona” y Aurelio son los propietarios de la estancia. Viven allí hace años. Aislados del mundo, ser radioaficionada los salvó.

Con movilidad reducida y la escarcha predominante afuera, no podían ir a carnear ninguno de los animales de su hacienda. Hacía diez días -por lo menos- que no se alimentaban.

Su sistema de agua se congeló y la vieja camioneta Nissan -en la que podrían haber salido en búsqueda de ayuda- no arrancaba. La batería cedió por las fuertes escarchas. Su calefactor también necesitaba ser revisado.

Fue a través de sus amigos radioaficionados que la ayuda llegó. Trasmitieron la situación del matrimonio a la Policía y el Grupo Especial de Operaciones Rurales (GEOR); de Gobernador Gregores salió esa misma tarde a la estancia, ubicada por ruta provincial 25, antes de llegar a Puerto San Julián.

A las 19:30, una comitiva integrada por el suboficial ayudante Ruiz; suboficial Jorge Lauquen y los cabos Franco Martínez y Miguel Roldán, llegó a la estancia. El matrimonio dormía. Debieron golpear varias ventanas hasta dar con la de su habitación y despertarlos.


“Pichona” estaba sorprendida. No pensaba que la ayuda podía llegar tan pronto. Les dijo a los policías que el generador se les rompió por un problema con el lavarropas y por eso no pudieron cargar sus baterías. El escaso sol de invierno tampoco les sirvió para hacerlo con los paneles solares que poseen.

Luego de una charla de una hora y media, donde señalaron qué problemas y faltantes tenían, se dio el siguiente diálogo:

 Policías: “El domingo venimos temprano, aprovechamos la luz del día y hacemos todos los trabajos, así se quedan tranquilos”.

“Pichona”: “Ustedes váyanse ahora, descansen. Vuelvan a Gregores. El domingo no los quiero ver acá, es el Día del Padre, no los quiero molestar”.

Casi retándolos, recordó Lauquen en contacto con La Opinión Austral. Fue así que coordinaron para el lunes. La misma comitiva viajó y a las 10:00 de la mañana ya estaba allá. Trabajaron hasta las 18:00. Llovió toda la tarde, pero “no por eso dejamos de hacer lo que se necesitaba”.

Mientras Martínez rodeaba la hacienda -con una moto que llevaron- para carnear un animal, y así dispusieran de carne para comer, Roldán y Lauquen arreglaron la camioneta. Luego, cambiaron tubos de los calefactores, arreglaron lámparas de luz y provisoriamente un generador para cargar una batería.

También, con sal que les proveyó Vialidad Provincial, limpiaron la vereda para que el matrimonio pudiera caminar afuera sin riesgo de caerse. Había mucha basura acumulada, de la que igualmente hubo que encargarse.

“La señora quedó muy contenta. Ella como que maneja todo, dado que su esposo tiene su motricidad complicada. No lo deja salir”, contó el suboficial. “Usted no sale, se me queda acá, así lo reta a veces”, contó entre risas.

A las 17:00 horas, al igual que el sábado cuando pidió ayuda, se sentó a trasmitir y conectarse con todos sus colegas radioaficionados, contando cómo la Policía había llegado al lugar para ayudarlos en las tareas.

“Es de no creer, está a otro nivel. Se desenvuelve con los códigos y los maneja muy bien”, dijo Lauquen sobre cómo maneja la radio “Pichona”. Él fue quien grabó el video de la mujer -en una visita ya hace un tiempo- el cual muestra cómo se comunica desde el campo…

Agradezco a la “La Opinión Austral” y de manera muy especial al radioaficionado cubano Jorge Echemendia Calles (CM2JEC), de visita en España, quien nos hizo llegar este valioso artículo que compartimos con los radioaficionados cubanos.
 
Joel Carrazana Valdés (CO6JC)
Sistema Informativo de la FRC
Fotos: Tomadas de Internet

Se han publicado 5 comentarios

  • (co8zz) Raul Verdecie

    Me ¨suena¨ a ¨cebeista¨, no a radioaficionada... de cualquier manera, es una muestra de cuan util puede llegar a ser nuestro pasatiempo.

  • (co8zz) Raul Verdecie

    Bueno, pues si es radioaficionada la señora, su indicativo en LU3XCE. La historia original con video incluido está aqui: https://laopinionaustral.com.ar/edicion-impresa/pichona-la-mujer-de-campo-a-quien-ser-radioaficionada-la-salvo-206249.html?fbclid=IwAR2N-AW8T50_MThRrSVxILbwh_VLsEA0Qn_V_BMJjaGM4a12JoRlux5p1sM

  • (cl6dsk) Silvio Dueñas Rodriguez

    buena historia, la utilidad de la radio está más que probada, muchos colegas en nuestro país han prestado servicios de auxilio en tierra y mar, podemos tener las tecnologías más avanzadas pero una estación de radio y buenos operadores pueden prestar invaluables servicios, recordemos que las tecnologías se complementan, no se eliminan, cerca de mi ciudad hay un pequeño caserío donde a veces falla todo, pero hay un colega muy modesto, que presta buenos servicios humanitarios, pregunten por manolito el de Manaquitas, la desventaja: siempre esta de guardia, abrazos para él. Cuando me lo encuentre escribiré su historia. Abrazos para él y todos lo que siempre están a la QRV.

  • (co6da) Roberto Docina Martin

    Una vez más podemos apreciar lo importante que es ser radioaficionado y poseer nuestros equipos siempre listos porque no sabemos en qué momento nos pueden ser útiles para nosotros y para otras personas que lo necesiten.
    Las nuevas tecnologías no pueden nunca suplir a la radio ni a labor humanitaria que podemos hacer. Está demostrado que en los momentos más difíciles cuando todo falla, los radioaficionados resuelven el problema y nunca fallan.
    CO6DA

  • (cl8gtm) Leonardo

    Con esta historia se demuestra que ser radio aficionado abre puertas,rompre fronteras y permite establecer comunicaciones.