Visto: 350
Comentarios: 7

La Victoria de Playa Girón: Una victoria de todo el pueblo

Una propuesta a FRCuba de la Filial villaclareña con motivo del aniversario 60 de la Victoria contra la invasión mercenaria de Playa Girón.

Por su importancia y por arribar al Aniversario 60 de la Victoria de Playa de Playa Girón, La Filial de la FRC de Villa Clara, actualiza un testimonio publicado en FRCuba diez años atrás.

Se trata de las vivencias de Joel Carrazana Valdés (CO6JC), activo radioaficionado, conocedor de este medio, avalado por la experiencia de su larga trayectoria entre nosotros, quien es hasta ahora el único combatiente de Playa Girón que integra la familia de la radioafición villaclareña.

Igual que la vez anterior, casi bajo protesta lo traigo nuevamente como noticia a esta página a la que él tributa importantes colaboraciones, como Coordinador Nacional del Sistema Informativo de la FRC, responsabilidad que desempeña desde hace varios años.

Tenerlo hoy aquí, supone el reconocimiento al mérito histórico que atesora por haber sido con solo 16 años, uno de los valerosos combatientes que arriesgó su vida en defensa del Socialismo 60 años atrás y que aún se mantiene en la misma trinchera por estos ideales.

La radioafición cuenta hoy con muchos jóvenes de esa edad, que sin tener en su haber un Girón como aquel, no dejan de enfrentar tareas tan meritorias como aquella en otras esferas de la vida, como el trabajo, los estudios, la defensa, o el enfrentamiento a la Covid-19.

Créanme que no me ha resultado fácil, que hoy Joel hable de Joel, y nos cuente su inapreciable experiencia. Los dejo con él:

Testimonio de Joel Carrazana Valdés, un Combatiente de Playa Girón

Lo primero que quisiera decir es, que el mérito no nos pertenece a ninguno de los que estuvimos en Girón, más bien fue una suerte haber podido estar allí. El 17 de abril de 1961 Cuba entera desde la punta de Maisi hasta el Cabo San Antonio, estaba en pie de guerra, deseosos todos los cubanos y cubanas por defender la patria que había sido invadida. Ese fue el llamado que nos hizo Fidel en aquel momento y por esa razón yo sostengo que el mérito no podemos verlo en lo personal. La Victoria de Playa Girón, fue una victoria de todo el pueblo cubano.

En Santa Clara una cifra importante de milicianos habíamos sido movilizados a finales de 1960 para la lucha contra el bandidismo en la región montañosa del Escambray y regresamos en los primeros días de abril de 1961. Al saberse la noticia del desembarco nos presentamos inmediatamente en las unidades y se formaron dos batallones, el 303 y el 315 que fue en el que yo participé. Éramos más de 500 hombres en cada uno de ellos, la mayoría jóvenes.

Fuimos directo a Rodas, allí esperamos hasta por la madrugada para reanudar la marcha. Antes de que amaneciera continuamos el recorrido y luego de un alto que fue necesario hacer en la zona de operaciones, llegamos al lugar donde cumpliríamos la misión asignada.  

La estrategia con los batallones de Santa Clara y posiblemente con otros consistió en desplegar un cerco desde Caleta Buena, hasta Bermeja a lo largo de una línea de vía estrecha que se utilizaba para extraer el carbón de la intrincada zona.  Esta maniobra, que después supimos se debía a una orden del Comandante en Jefe, perseguía evitar que los mercenarios que ya huían de la zona del desembarco, donde eran fuertemente hostigados, ganaran la profundidad y pudieran evadirse y confundirse después con los pobladores de ese lugar.  

Posteriormente nos percatamos de la efectividad de aquella medida, que como Fidel había previsto, permitió que muchos mercenarios fueran capturados durante los días en que permaneció cercada aquella zona. A todos se les respetó su integridad física, ninguno fue maltratado y cuando hacían contacto con nosotros, eran conducidos ante la jefatura del batallón.

Era difícil la permanencia allí para todos; también lo fue para nosotros, desconocedores del diente de perro y la escasez de agua potable. Para encontrarla teníamos que caminar largas distancias y extraerla de las casimbas que se formaban en el pedregoso suelo costero.

La primera noche que pasamos en aquel cerco, donde improvisamos trincheras para dos personas cada diez metros aproximadamente, nos indicaron que el descanso lo hiciéramos, alternándonos en la vigilancia y directamente sobre el suelo para evitar ser alcanzado por algún proyectil.

En medio de aquella tensa situación, en la que “el horno no estaba para galleticas”; sucedió algo que no dejó de resultar simpático: Un combatiente desoyendo la orientación amarró su hamaca y poco después comienzan a sentirse disparos, hasta que una potente ráfaga impactó la copa de los árboles que la sostenían y, ni corto ni perezoso, se lanzó contra el diente de perro y exclamó, que era mejor dormir  en el suelo, como los perros, y no colgado, como un jamón y amanecer con el pecho como un guayo. Así es el cubano hasta en los peores momentos.

En los días siguientes la presión fue bajando y nos fuimos familiarizando con aquel medio tan hostil. No faltó quienes se internaran  en el monte en busca de mercenarios para obtener como trofeos de guerra la pistola que éstos portaban. Los jefes tuvieron que imponerse ante esa conducta que se apartaba de la misión que teníamos, y arriesgaba innecesariamente la vida de los combatientes.

El dos de mayo levantaron el batallón y retornamos a Santa Clara desmovilizados. La alegría y el jolgorio fueron tremendos, al saberse la noticia del regreso a casa, con la misión cumplida y  “vivitos y coleando”.

Luego, el recibimiento de los seres queridos, las amistades en el barrio, los compañeros de trabajo, los homenajes y las felicitaciones por todas partes, vinieron los brindis, la risa y, también por qué no, las lágrimas. Después el Batallón 315 se instaló en Máximo Gómez Nro. 108 e/ Padre Tudurí y Berenguer en Santa Clara, donde una tarja recuerda hoy a las nuevas generaciones aquel hecho histórico. Ya en casa, me reincorporé al trabajo como mensajero de una bodega y seguí dándole a los pedales de mi bicicleta.

Finalmente deseo expresar mi saludo a otros dos combatientes de Playa Girón que también son radioaficionados, son ellos:Tomás Vidal (CL8TVA) perteneciente a la Filial holguinera y Emilio Andrés Martín Padron (CO7PA) de Ciego de Ávila.

Hasta aquí el testimonio que nos ofrece el colega CO6JC Joel Carrazana Valdés en el marco del aniversario 60 de la Victoria de Playa Girón.

Julio Pérez Martín (CO6JP)
Presidente Filial FRC Villa Clara
Diseño gráfico: Alfredo Mesa Hormigó (CO8TVC)

Se han publicado 7 comentarios

  • (co8tvc) Alfredo Mesa Hormigó

    ¡CUBANO CABAL, AMIGO INCONDICIONAL, HUMANO SIN TACHAS Y PATRIOTA A TODA PRUEBA!

  • (co8hn) Frank Torres García

    Muchas gracias por la publicación. En el Centenario del inicio de las luchas por la independencia el Comandante en Jefe expresó que las glorias de hoy, los éxitos de hoy, no nos pueden hacer caer en el injusto y criminal olvido de nuestra historia. Hoy, tendencias revisionistas tendentes a despojarnos de nuestro pasado glorioso o a tergiversar la historia, ponen en peligro que las nuevas generaciones se apropien de versiones no ajustadas a la realidad. Por eso, en este Día Mundial del Radioaficionado, nuestras felicitaciones para todos y en especial a Joel por ser protagonista de un hecho verdaderamente significativo en la formación de las tradiciones patrióticas que nadie podrá borrar.

  • (co7sf) Sandor Sanz Fernández

    Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz, muy contento de que se haya publicado este material, es como hacer justicia a: Honor a quien Honor merece. La modestia de Joelito es infinita, cómo también su sabiduría, pero gigante es su historia, su amor por la revolución y su entrega total a la FRC. Buen homenaje a nuestro Miembro de Honor, también a todos los héroes y mártires de Girón en este 60 aniversario.
    CO7SF Sandor.

  • (co7hh) hector

    Merecido reconocimiento a nuestro colega y amigo Joel. Gracias por su ejemplo y sus enseñanzas. Un fuerte abrazo desde Ciego de Ávila.
    Héctor

  • (cm6us) Juan Alberto Santana Alfonso

    Muchas Felicidades,para Joel Carrazana.CO6JC,.

  • (co6wj) Jorge Sánchez Ruiz

    Me siento orgulloso de contarte entre mis compa;eros y amigos de corazón.Me felicito por haberte cobnocido personalmente y disfrutar de tu compa;ía. Fuerte abrazo mi hermano y felicidades con sana envidia porque en esos días yo estaba precisamente en Santa Clara en el EM bajo el mando del Comandante Almeida y estaba a cargo de los inventarios de armas y municiones que teníamos en La Campana.
    Se te quiere abuelito querido.

  • (co6wj) Jorge Sánchez Ruiz

    Gracias Julito por hacernoss partícipes de esto. Fu0errte abrazo para ti y un beso para Felicita. Los amo.